Se suele decir que del amor al odio hay un paso y del amor a la amistad, un abismo. Pero no tiene porqué ser siempre así. Conseguir ser buenos amigos de las antiguas parejas no es misión imposible, de hecho, muchos han conseguido funcionar mejor como amigos que como pareja.

Ahora bien, si antes de ser pareja fueron amigos, ya tiene el 95% del camino andado para conseguir que la amistad se mantenga. Quizá no con raíces tan profundas como al comienzo, ya que cualquier ruptura siempre consigue dañar los cimientos de la relación.

  1. Deja pasar el tiempo

Pretender pasar del amor a la amistad en un solo día es un grave error. En una ruptura siempre hay dolor, con mayor razón cuando la decisión se ha tomado de forma unilateral. Las llamadas sin descanso sólo pueden agobiar y confundir. Lo mejor es aplicar la estrategia del alejamiento, para poder volver a acercar posiciones.

  1. Pierde el sentido de posesión

Uno de los aspectos que más cuesta superar cuando se produce una ruptura de pareja es asumir que la otra parte pueda disfrutar de la intimidad con otras personas. El sentido de la posesión tarda más en desaparecer que el amor, por ende, cuando esto ocurre el sentimiento se puede transformar en amistad.

  1. Vive la adaptación

Tras la ruptura, toda ex pareja necesita entender que ya no son tal para cual. Y es el período de adaptación el mejor aliado para conseguir pasar del amor a la amistad, si existe buena intención de ambas partes, es decir, siempre y cuando la separación no haya sido tan traumática que haya conseguido anular cualquier sentimiento de amor o afecto.

  1. Libérate de la sombra de tu ‘ex’

Hay muchas personas que cuando se separan prefieren romper cualquier tipo de relación con la ex pareja y hasta le desean mal. El consejo es liberarse de cualquier relación tumultuosa, con traiciones o infidelidades. Sacarse ese peso de encima te liberará de malos pensamientos.

  1. Disfruta la soledad

Si termina la relación, no se apresure, y todo lo que vivió de a dos, ahora repítelo pero en solitario, para sanar. Es decir, disfrutar de su soledad, divertirse y retomar viejos hobbies, contactos y amigos, pero ten cuidado de no buscar un suplente de su anterior compañero. 

  1. Termina en privado

Cuando decidan terminar, no lo conversen en público. Si la relación fue de dos, debe continuar siéndolo hasta el final. Por eso, busca un lugar tranquilo y donde no los molesten para ello. No hagas de esta conversación una pelea. Mientras más calmada y amistosa sea la situación, mejor será el final y la nueva relación futura.

  1. Preserva lo bueno

Intenta guardar los mejores recuerdos de esa relación y olvídate de los malos momentos. La vida tiene muchas vueltas y tal vez éste no era el momento de ambos para estar juntos. Pensar positivamente de la ex pareja aumenta las probabilidades de mantener una relación post quiebre que sea calmada e incluso de amigos, ya que todos los malos sentimientos que alguna vez pudieron surgir tras la separación, han quedado en el olvido.

  1. Ten fuerza

Si tu ex vuelve a llamar, atiéndele con amabilidad, pero no quebrantes tus principios. Él o ella también debe superar su dolor y aceptar que todo llegó a su fin. Si pasas esta prueba de fuego de seguro ambos en el futuro podrán ser amigos.

  1. Transforma la relación

Una vez terminada, guarda inmediatamente todos los recuerdos, fotos, cartas y regalos que estén relacionados con tu ex. Y una vez sanada, trata de mirarle como un amigo que hace mucho tiempo no lo ves o hablas con él.

  1. Revierte lo negativo

El fracaso en una relación debes transformarlo en victoria, convertirlo en una fuerza que te anime a seguir adelante y te motive por conseguir nuevas experiencias. Lo negativo puede transformarse en positivo solamente si tú lo quieres así.