10-frases-que-tu-jefe-nunca-querra-escuchar-de-ti

¿Cómo es tu relación con tu jefe? Mantener una relación saludable con el líder es la clave del éxito en tu trabajo. Sin embargo, algunos comentarios inapropiados podrían pasarte factura con el tiempo.

  1. “No es mi culpa”

Decir esta frase te hace parecer que eres una niña de seis años, pero con trabajo. Asume tu responsabilidad y antes de expresar que no eres culpable mejor busca posibles soluciones a los problemas. Los jefes desean colaboradores que solucionen antes de hacer más grande lo que salió mal.

  1. “Lo siento, ¡ese no es mi trabajo!”

¡Qué! La competencia está a la vuelta de la esquina. Si no cumples con las labores descritas en tu puesto además del seguimiento que te pidió tu jefe, lo más probable es que seas despedida. Chicas, fuera de las oficinas hay miles de personas deseosas de trabajar. Si dicen que ese no es su trabajo, será tomado como falta de cooperación y de respeto.

  1. “Fue un malentendido”

En el mundo competitivo de las empresas, los jefes no pueden darse el lujo de tener trabajadores con falencias en la comunicación. Por eso, debes identificar muy bien las necesidades de información de tu líder. Ser un buen comunicador te permite tener éxito en la compañía.

  1. “Estoy con resaca”

Si trabajas al día siguiente, cuida cuántas copas de vino o cervezas te tomas. Si no lo haces, tu jefe creerá que no tomas tu trabajo en serio.

  1. “No te soporto”

Cualquier gerente o jefe se molestará si con frecuencia debe escuchar y lidiar con discusiones entre compañeros. Todos los líderes desean contar con trabajadores respetuosos entre sí y que actúen como adultos normales.

  1. “No me siento bien. Estoy muy enferma”

Es correcto expresarlo cuando realmente lo estás; pero si tu jefe se entera de que no es cierto, te enfrentarás a serios problemas. Además, ten cuidado con las redes sociales pues un comentario en cualquiera de estas hará que tu jefe se dé cuenta realmente de lo que estás haciendo.

  1. “Nunca se me ha dicho cuándo dar avances”

Si estás realizando algún proyecto, es bueno que estés comunicando los avances de este.

  1. “Jefe, vieras que…”

¡Te quejas por todo y a cada rato! Es muy normal que se te pida trabajar con recursos reducidos. Si todos están en el mismo barco, tu jefe no querrá escuchar constantes quejas tuyas. ¡Cuídate!

  1. “Lo he estado pensando y necesito un aumento de salario”

No es responsabilidad de tu jefe satisfacer tus necesidades de pagar tus cuentas. Antes de pedir un aumento, básate con argumentos y resultados.

  1. “Algún día dejaré de fumar”

Dilo cuando estés segura porque si no lo único que lograrás es perder el respeto de tu jefe porque no eres capaz de mantener tu palabra.