Tómate el tiempo para descubrir qué es lo que quieres y necesitas. Tómate el tiempo para correr riesgos. Tómate el tiempo para amar, reír, llorar, aprender y perdonar. ¡Vive!

Este momento es tu vida 
Tu vida no está entre el momento de tu nacimiento y de tu muerte. Tu vida está entre ahora y tu próxima respiración. El presente – el aquí y ahora – es toda la vida que tendrás. Así que vive cada momento en su totalidad, bondad y paz, sin miedo ni arrepentimiento. Y haz lo mejor que puedas con lo que tienes en este momento.

La vida no es muy larga 
Esta es tu vida y tienes que luchar por ella. Lucha por lo que es correcto. Lucha por lo que crees. Lucha por lo que es importante para ti. Lucha por la gente que amas. Date cuenta de que en este momento tienes suerte, porque todavía tienes una oportunidad. Así que detente por un momento y piensa. Cualquier cosa que todavía necesites hacer empieza a hacerla hoy.

Ámate a ti misma
Amarnos a nosotras mismas significa aceptar nuestro interior y exterior tal como son, y solo desde esa profunda aceptación encontrar el impulso para seguir creciendo tanto por fuera como por dentro.

Tú eres tu relación más importante
La felicidad es cuando te sientes bien contigo mismo sin sentir la necesidad de la aprobación de nadie más. En primer lugar, debes tener una relación sana contigo misma, antes de poder tener una relación sana con los demás. Tienes que sentir que vales la pena y aceptarte con tus propios ojos, de ese modo serás capaz de mirar con confianza los ojos de los demás y conectarte con ellos.

Tú eliges cómo quieres vivir
Si bien es una gran verdad y la única capaz de vivir tu vida eres tú misma, con frecuencia nos encontramos esperando factores externos para definir nuestra vida. La compañía de otros o la suerte puede incidir en algunos casos, pero con esfuerzo y voluntad, no hay nada que no podamos lograr. Si quieres ser feliz, empieza a actuar en consecuencia AHORA.

Cuando pospones las cosas, te conviertes en un esclavo de tu ayer
Pero cuando eres proactivo, es como si el ayer fuera un buen amigo que te ayuda a llevar la carga de tu espalda. Así que haz algo ahora, algo que tu yo futuro te agradezca. Créeme, mañana estarás feliz por haber empezado hoy. 

Valora tu tiempo a solas y con tus seres queridos
Tal vez por ocupar demasiado tiempo en nuestro trabajo y labores cotidianas, descuidamos pasar tiempo con nuestros amigos, familia e incluso con nosotros mismos. Hasta que no lo hagas no te darás cuenta de la importancia que tiene reservarse al menos 2 o 3 horas diarias para estar con la familia y amigos para interactuar, divertirnos y también conectarnos con nosotros mismos.

Los pequeños actos de bondad pueden hacer del mundo un lugar mejor
Sonríeles a las personas que parecen estar teniendo un día difícil. Sé amable con ellos. La bondad es la única inversión que nunca falla. Y donde quiera que haya un ser humano, hay una oportunidad para la bondad. Aprende a dar, incluso si es solo una sonrisa, no porque tengas demasiado, sino porque entiendes que hay muchos otros que sienten que no tienen nada en absoluto.

Déjalo ir
Si te encuentras en una situación que no te hace feliz, estás desconforme con el trabajo o te afecta de manera muy negativa la presencia de ciertas personas en tu vida, libérate de todo. No pierdas más tiempo de tu vida (que es muy corta) ni gastes energía en situaciones que sabes que no van a cambiar. Vive tu vida para ti y prioriza tu felicidad.

Siempre hacia adelante 
Te caes, te levantas, te equivocas, vives, aprendes. Tú eres humano, no perfecto. Has sido herido, pero estás vivo. Piensa en el precioso privilegio que es estar vivo, respirar, pensar, disfrutar y perseguir las cosas que te gustan. A veces hay tristeza en el viaje, pero también hay mucha belleza. Debemos seguir poniendo un pie delante del otro, incluso cuando nos lastimamos, porque nunca sabemos lo que nos está esperando a la vuelta de la esquina.