Con el paso de los años y la madurez que cada mujer va adquiriendo a medida que se hace mayor, hay muchos aspectos que vienen a nuestra mente o bien porque nos gustaría cambiarlos, o porque si hoy estuvieran en nuestra manos, no los repetiríamos jamás. En etapas como la adolescencia, cometemos muchos errores y llevamos a cabo diferentes acciones de las cuales con el paso de los años nos solemos arrepentir. En este caso ya no solo hablamos de lo más material, como puede ser el haberte hecho un tatuaje que a día de hoy ya no te gusta, hablamos de decisiones más profundas y de mayor calado que sí pueden influir en el camino que recorras en tu vida y afectar de manera decisiva en el futuro:

  1. Compañías negativas: No dejes que alguien que tiene una mala actitud te afecte. No pueden apretar el gatillo si no les entregas el arma. Al recordar que mantener compañía de gente negativa es una opción, en lugar de una obligación, te liberas y pasas a tener la compañía de la compasión en vez de la ira, la generosidad en lugar de la codicia y la paciencia en lugar de la ansiedad.
  2. Pereza y esperar a mañana: Como dice el refrán, “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. El tiempo es oro y lo peor es que pasa demasiado rápido. Aprovéchalo en lo que realmente te guste y quieras para ti.
  3. Coraje: Hay un libro especialmente motivador en este sentido titulado “Confesiones honestas y francas de personas en sus lechos de muerte” escrito por Bronnie Ware, enfermera especialista en cuidados paliativos y terminales. Después de estar años enfrentándose a la muerte diariamente, ha reunido en un libro las principales cosas de las que la gente se arrepiente antes de morir. La más repetida es la relacionada con el coraje: “Por qué no he tenido coraje para decirle lo que sentía”, o “por qué no he tenido coraje para dejar ese trabajo que me hacía infeliz”, o “por qué no he tenido coraje para comenzar desde cero y ser realmente feliz”.

El arrepentimiento real y más duro ya no se trata de lo puramente estético, más bien todo lo contrario. De lo que realmente nos arrepentiremos el día de mañana es de todo aquello relacionado con los sentimientos y con lo verdaderamente importante en la vida: el amor, la familia y el tiempo.