MAKE UP

Si sueles utilizar rubor y crees que lo sabes todo al respecto, déjanos decirte que no es tan así, por eso te queremos contar cuáles son las tres cosas que es obligatorio que sepas para lograr que tu maquillaje sea perfecto y evitar que tus mejillas se vean demasiado rosadas y artificiales.

No aspires ni infles tus mejillas

El rubor debe imitar el color natural de tu piel y verse lo más parecido posible a tu cutis. Si inflas o hundes tus mejillas y luego te aplicas el rubor, solo conseguirás que cuando tengas tu cara en posición normal, esta se torne extrañamente roja.

Utiliza un pincel suave

Evita usar cepillos muy duros, pues estos no solo harán que tu rubor se vea artificial, sino que es probable que el maquillaje no se esparza por la piel como es debido y tus mejillas queden rayadas… si, rayadas y por lo tanto muy desagradables de ver. En el caso de que no tengas un cepillo suave a mano, utiliza la yema de tu dedo en forma suave, o también un poco de algodón. Recuerda que la parte más oscura deberá permanecer en el centro de las mejillas y deberás difuminar el resto del maquillaje hacia los lados hasta fundirlo con tu tono de piel.

Evita las mezclas

Luego de aplicar el rubor en tus mejillas, quita el polvo sobrante del pincel con la ayuda de una toalla de papel. Una vez que la brocha está limpia, quita el sobrante de tus mejillas esparciendo el polvo hacia las sienes y la mandíbula con un movimiento circular hasta que el color se desvanezca.

Tip extra: Cómo limpiar las brochas de maquillaje

Luego de utilizar las brochas para maquillar tus mejillas es necesario que las limpies, pues si no lo haces cada cierto tiempo puede ser que se endurezcan o se desarrollen bacterias responsables de la formación del acné. Para hacerlo necesitarás un recipiente de poca profundidad, un poco de champú suave de bebé, agua y un paño que no emita pelusa. Comienza enjuagando tus pinceles con agua tibia y a continuación llena el recipiente con más agua tibia, a la que le agregarás un poco de champú e introducirás la brocha. Finalmente, enjuágalo hasta que el agua salga totalmente transparente y déjala secar sobre el paño.

Cuéntanos, ¿cómo te maquillas con rubor? ¿Tienes alguna forma especial de utilizar las brochas de maquillaje? Si conoces algún otro secreto, no dejes de escribir.