3-formas-de-romper-con-los-malos-habitos-de-nuestra-mascota

Es uno de tus mejores amigos. Pero, como a todo amigo, hay que soportarle un par de malos hábitos. O quizás, cambiárselos. Veamos estos simples consejos para romper con los malos hábitos de tu mascota y verás que todavía es posible.

Tu perro muerde cosas que no debe

La masticación es un comportamiento natural para los perros, ya que exploran su entorno con su boca. También les alivia el estrés y el aburrimiento, y los ayuda a mantener sus dientes limpios. Pero cuando descubres a tu perro masticando objetos inadecuados (papeles que robó de la mesa, o zapatos) tienes que redirigir la masticación hacia los elementos deseados, tales como un juguete favorito o peluche. ¡Luego elogia al perro cuando haya elegido esta salida aceptable para su comportamiento de mascar!

Tu perro cava pozos en el parque

Excavar es una actividad muy gratificante para los perros, porque les gusta un aroma en el suelo o simplemente para liberar energías. Pero hay que enseñarle a hacerlo en al lugar correcto: una sección del patio donde sí puede excavar o una caja de arena, siempre marcada claramente y premiando su elección con golosinas para perros o juguetes.

Tu gato rasca todas las cosas

Ellos generalmente lo hacen para afilar o acicalar sus uñas, entonces no pueden evitar hacerlo. Pero para minimizar sus efectos dale a tu gato una superficie para rascar que sea similar en textura y / o forma a la superficie que él prefiere. Por ejemplo, si le gusta la alfombra, puede preferir una superficie horizontal en lugar de un poste. Además es una buena idea proporcionarle alternativas: juguetes, golosinas, o hierba gatera en la parte superior del poste de rasguño o de la superficie elegida, lo que le ayudará a aprender a preferir esas herramientas de rascado.También podrías llevarlo al veterinario para que le recorte un poco las garras de modo que ya no se sienta molesto y con deseos de afilarlas o pulirlas todo el tiempo.

¡Ánimo! Convivir con tu mascota preferida no tiene porqué ser una tortura: todo es cuestión de ingenio y un poco de paciencia.¡Y a disfrutar de tus mascotas!