Muchos niños en el mundo deben caminar varios kilómetros para encontrar agua limpia y comida cada día, mientras que muchos adolescentes en otros lugares del mundo se sienten tristes y desconsolados porque no tienen lo último en tecnología o moda.

Un hijo no se convierte en mimado o consentido de la noche a la mañana, esto lleva mucho tiempo de una crianza demasiado permisiva. De modo que si quieres evitar que tu hijo se convierta en un niño mimado y que aprenda el verdadero valor que tienen las cosas, pon en práctica estos consejos de crianza.

Asigna responsabilidades a tu hijo

Es importante que tu hijo tenga quehaceres y responsabilidades diarias como norma. Puede cocinar, limpiar la cocina, cuidar a las mascotas, cuidar a los hermanos pequeños… Los adolescentes necesitan comprender que para que funcione un hogar se necesita mucho trabajo y la colaboración de TODOS.

Los privilegios deben ganarse

Debes asegurarte que tu hijo entiende perfectamente que tener un teléfono celular, ver la televisión e incluso tener algo de dinero para ir al cine son privilegios, no derechos. Por lo tanto, los privilegios deben ser ganados. Si el comportamiento de tu hijo adolescente no garantiza que consiga los privilegios adicionales, no permitas que los tenga. Explícale exactamente qué esperas de él y qué debe cumplir para poder tener estos privilegios.

Potencia el altruismo

El altruismo es imprescindible en la vida de las personas para comprender a los demás y hacer cosas por otros sin querer recibir nada a cambio, únicamente porque sale del corazón. Un adolescente que está demasiado ocupado en satisfacer las necesidades de los demás tendrá menos probabilidades de exigir que él merece más que otros. Es difícil quejarse de que no tiene los últimos pantalones de moda cuando se está sirviendo comida a personas sin hogar. O quizá no se le ocurriría quejarse de los deberes de la escuela cuando está recaudando fondos para poder ayudar a otros niños a que tengan una oportunidad para ir a la escuela por primera vez en su vida.

El altruismo es un esfuerzo familiar, por lo que tendrás que enseñarle con el ejemplo, quizá ayudando a los vecinos en tareas que necesiten porque son personas mayores o recaudando fondos para organizaciones benéficas.

¿Crees que podrás ayudar a tu hijo adolescente a ser menos mimado con estas estrategias?