MAKE UP

La base de maquillaje es uno de los básicos del maquillaje. Es de los primeros productos que aprendemos a usar y se vuelve una gran herramienta para ocasiones especiales o para las chicas que necesitan equilibrar la piel de su rostro todos los días.

Curiosamente es uno de los productos en los que más errores cometemos y con más mitos alrededor. ¿Les ha pasado que compran una base jurando que es su tono y terminan pareciendo fantasmas? ¿O que creen que se la están aplicando correctamente y se encuentran en una foto con el cuello de otro color? Por eso aquí les traemos tres sencillos tips para aprender a usar las bases de maquillaje.

El tono ideal

El tono de una base de maquillaje debe ser lo más cercano posible al tono natural de la piel. Idealmente, medio tono más obscuro del tono natural de la piel.

¿Dónde se debe probar para elegirlo?

Hay que evitar probarlo en las manos o el cuello. Las bases siempre deben ser probadas sobre el rostro. La mejor técnica es distribuir una pequeña cantidad de producto en la mejilla. Si parece ser más clara o más obscura que la piel, no es el tono ideal. Si no se puede ver, se ha encontrado el tono ideal. Si es difícil decidir entre dos tonos, hay que escoger siempre el más claro.

Tips para aplicarla como profesional

  • 1. Distribuye unas gotas sobre el costado de tu mano, mézclala ligeramente con una brocha.
  • 2. Aplícala y extiéndela utilizando una brocha desde el centro de la cara hacia los extremos. Distribuye adecuadamente con la brocha. Continúa la aplicación sobre toda la cara sin tallar, hasta que la base se ha fundido perfectamente con tu piel. Pon mucha atención a la zona de la nariz y el contorno de los labios.
  • 3. Ten cuidado con las áreas externas del rostro. Para evitar el ‘efecto máscara’, la base debe de estar perfectamente difuminada al llegar a la línea del cabello y la aplicación debe continuar debajo del rostro hasta cubrir el cuello.