FAMILIA

Ser padres es un trabajo realmente difícil, sobre todo cuando los hijos llegan a la adolescencia. Es que de pronto pasaron los años y nuestra tierna hija creció, pero eso no es lo que nos preocupa, sino que se encuentra atrapada en una relación sentimental altamente destructiva. Como padres es de vital importancia ayudarla a entender que lo que está viviendo junto a ese joven, no está bien. Pero, ¿cómo alejarla de una relación destructiva?

Elevar su autoestima

Muchas adolescentes se sienten atraídas por chicos malos, debido a una baja autoestima. Elevemos la autoestima de nuestra adolescente con palabras de afecto, realzando siempre los aspectos positivos que tiene, tanto físicos como sentimentales. Darle amor y fortalecer su autoconfianza la ayudará a tomar una mejor decisión respecto a la relación que lleva con su novio.

No hablar mal de su novio

A pesar de que nuestros instintos de padres nos indican que debemos decirle lo que realmente pensamos sobre su novio, es mejor que reservarnos nuestros comentarios. Es probable que si le hablamos mal de él lo único que haremos será empujarla más y más a los brazos del muchacho. Tratemos de probar con otra técnica para hacerle ver los aspectos negativos de su noviazgo.

Conocer al novio de nuestra hija

Tratemos en la medida de lo posible que el novio de nuestra hija conviva con nosotros, esto es muy importante ya que así sabremos si nuestro instinto de padres no nos engaña, además de observar el tipo de comportamiento que tiene nuestra hija con él.

Señales de alerta en el noviazgo

Debemos orientar a nuestra hija y advertirle sobre ciertas señales de alerta, por ejemplo; el que su novio le restrinja salidas con sus amigas, sea celoso y posesivo, pueden ser señales de que algo no anda bien en la relación.

Hablemos con nuestra hija y pidámosle que siempre confíe en su instinto. Nuestra hija merece un noviazgo saludable, ayudémosla a dejar esas relaciones negativas.