Tener un hijo es una de las cosas más maravillosas que nos puede ocurrir, especialmente cuando lo deseamos y estamos preparadas para ello. Pero cuando somos adolescentes, tener un hijo puede suponer un gran desafío y una pérdida de oportunidades, como estudiar o desarrollar una carrera.

Yo fui una madre adolescente, y aunque no cambiaría a mi hijo por nada del mundo, me hubiese gustado que mi madre me explicara estas cosas para poder tomar una decisión con apoyo y conciencia.

Olvídate de prohibirle tener sexo

Es hora de que afrontes la realidad: realmente no importa lo que pienses o lo que digas, o las amenazas que le hagas a tu hija, ella terminará haciendo lo que se le antoje. Ya sea por presión de su novio, o simplemente por la excitación, en algún momento tendrá sexo y no será cuando tú quieras o cuando a ti te parezca adecuado. Así que olvídate de prohibirle tener sexo y simplemente ten una charla seria sobre el sexo seguro.

Enséñale las cosas básicas

¿Cuáles son las cosas básicas que todas las adolescentes deben saber sobre el sexo seguro? Además de cómo se hacen los bebés, tienes que hablarle sobre el ciclo menstrual y los días fértiles, la pastilla anticonceptiva y cómo funciona, en qué casos debería usar la pastilla del día después. Explícale las razones por las que siempre debe usar preservativo al tener relaciones sexuales, no solo para evitar quedar embarazada sino para evitar las enfermedades de transmisión sexual. 

No te olvides del preservativo

Te recomiendo que la charla del preservativo incluya una demostración práctica (con una banana y un condón) donde le enseñes cómo debe ponérselo a su pareja. Además conviene establecer un lugar en la casa donde se guardarán los preservativos al que ella siempre pueda tener acceso, y establecer que tú te encargarás de reponerlos cuando falten, sin preguntas y sin comentarios.

Prepárala (y prepárate) para todo

Siempre es bueno hablar con tu hija acerca de planes de contingencia. ¿Qué pasa si, pese a todos los cuidados, queda embarazada? Lo principal es que tú te prepares psicológicamente para esta posibilidad, y le transmitas la confianzapara que, pase lo que pase, confíe en ti para hablar del tema. Luego debes exponerle las alternativas, sin decirle qué es lo que tiene que hacer sino simplemente enumerar las opciones que tiene y entre las cuales tendrá que escoger: tener al niño, abortar o darlo en adopción. 

Si hay algo que a los padres de hijos adolescentes nos cuesta es confiar en que ellos tendrán la madurez y sabiduría para tomar la decisión correcta. ¿Pero sabes qué? No existe una “decisión correcta”. Es su vida y, lo mejor que podemos hacer como padres es darle las herramientas y las opciones, y luego acompañarlos en el proceso de vivir lo que escogieron para su vida. Cometerán errores y tendrán que aprender a vivir con ellos, así como nosotros lo hicimos en su momento. 

Si mantienes abierto el canal de la comunicación y le explicas estas cosas a tu hija adolescente, habrá más posibilidades de evitar que quede embarazada por accidente.