BELLEZA

La belleza más conmovedora –esa que nos roba alguna lágrima y nos eleva– nada tiene que ver con unos pechos prominentes o unas nalgas de acero. ¡Cuántas personas hay que están lejos de tener esas cualidades y, sin embargo, encantan al mundo con su existencia! Pero, ¿cuál es su secreto?

Compartir

Las personas bellas son generosas: no tienen reparos en compartir sus virtudes con su entorno. A este respecto, diversos estudios científicos han demostrado ya que una persona en compañía suele ser percibida mucho más bonita por su entorno, que cuando está sola. Así que disfruta de tu propia presencia, sí, pero, ¡no olvides compartirla con quienes te rodean!

Pasión

Tener una pasión: en esto se enfocan las personas bellas. Ellas saben que esta es una de las mejores maneras para expresar la verdadera hermosura. Trata, entonces, de descubrir la tuya: la música, la cocina, la literatura… Una pasión despertará tu sonrisa permanente y les regalará a tus ojos un brillo singular.

Sentido del humor

El sentido del humor no solo representa una manifestación de profunda belleza; también, es un indicador de creatividad y mucha inteligencia. Como si esto fuera poco, es una cualidad que te facilita la superación de problemas y te permite disfrutar mucho más de la vida. ¿Un buen primer paso? ¡Empieza a reírte un poco más de ti misma!

Sonrisa

Las personas bellas sonríen. Día a día, tratan de enfocarse en todos los aspectos positivos de sus vidas y le regalan al mundo su sonrisa. Así, iluminan a todo el que se les acerca. Por tanto, ¡sonríe tú también! Incluso cuando estés triste; ya más de una investigación científica ha demostrado que el solo gesto es capaz de atenuar el malestar.

En definitiva, y como bien lo sugirió la célebre actriz Sofia Loren, la verdadera belleza está en tu mente, tus talentos y tu creatividad. ¡Sacarla a la luz depende solo de ti!