SALUD

Ansiedad: este es uno de los efectos que se acaba de agregar a la larga lista de consecuencias perjudiciales de consumir comida chatarra, de acuerdo a un estudio llevado a cabo en la Universidad de Toronto. Pero, este no fue su único descubrimiento; la comida chatarra también…

Atenta contra tus habilidades de administración

“¿Qué prefieres: una recompensa monetaria mañana mismo o una mayor la semana próxima?”, esta fue la pregunta que los investigadores de Toronto les realizaron a los participantes de la investigación. Los que respondieron frente a un restaurante de comida rápida fueron un 40 por ciento más vulnerables de optar por la recompensa más pequeña e inmediata que quienes contestaron en otros tipos de restaurantes. ¿El motivo? En un restaurante de comida rápida, todo está diseñado para hacernos más impacientes.

Te hace comer más

Tal como te acabamos de mencionar, en las cadenas de comida rápida, no existen las casualidades. ¿Alguna vez te preguntaste por qué tantos restaurantes usan el rojo y el amarillo en sus logos? Pues, ya se ha demostrado que esta combinación cromática agudiza el apetito y te impulsa a comer más de la cuenta.

Induce a la depresión

Los investigadores canadienses experimentaron en unos ratoncitos para llegar a esta conclusión: las comidas ricas en grasas y azúcares alteran la actividad química del cerebro y, si se abandonan, pueden llegar a causar varios síntomas de depresión.

Dificulta la apreciación de la belleza

Mira el descubrimiento final: frecuentar la comida chatarra nos dificulta apreciar la belleza que se esconde, ya sea en una obra de arte o en la mismísima naturaleza. Y todo a causa de la imperiosa intranquilidad que genera.

Como has podido apreciar, la ansiedad provocada por la ingesta de comida chatarra no es una buena consejera y puede perjudicarte en gran medida. Así que, ¡cambia de rumbo!, todavía estás a tiempo.