CINTURA

Si eres de las que entrenan constantemente (o incluso si pasaste algunos meses en el gimnasio en algún momento de tu vida), sabes que puedes ver resultados más rápidos en ciertas áreas de tu cuerpo que en otras.  Y la cintura, nuestra obsesión más grande, no es una de ellas.

Aunque es difícil tener esos 60 centímetros de miss, hay algunos hábitos que te ayudarán a llegar a esa meta:

1. Haz 30-60 minutos de cardio a la semana: Caminar, manejar bicicleta o trotar harán que tu corazón se mantenga sano, y además, que te estabilices en un peso, que es esencial para tener abdominales o al menos un estómago plano.  No solo eso; si te enfocas solo en ir al gimnasio y no haces modificaciones en tu dieta, es probable que nunca veas los resultados de tanto trabajo en tu cintura. Asegúrate que no estés comiendo más de lo que debes, ni consumiendo más calorías de las que quemas al día.

2. Entrenamiento de fuerza: Este es tu mejor aliado cuando se trata de reducir la grasa corporal y obtener un vientre tonificado.  No se puede eliminar la grasa, pero la masa muscular magra te ayudará a tener un nivel de grasa saludable en tu cuerpo.

3. Mete la barriga: Esta frase que nuestras madres nos repitieron toda la vida tiene algo de cierto. De ahora en adelante sé más consciente de tu cuerpo: párate derecha y mantén tus abdominales metidos, como si fueses a aspirar muy fuerte y quédate en esa posición (¡no tan exageradamente por supuesto!); y verás una diferencia inmediata de cómo se aplana tu estómago, y como poco a poco se irá tonificando.

4. Evita el exceso de sodio y bebidas carbonatadas: El exceso de sodio en tu dieta puede hacer que retengas agua y te hinches.  Una regla sencilla para evitar la sal extra es dejar de comer comidas envasadas, o al menos ingerir lo menos procesadas posibles. Si quieres tener un abdomen plano, aceptar que debes hacer una dieta balanceada es clave, y tiene un doble beneficio: te mantendrá en un peso saludable por muchos años y reducirá las posibilidades de que retengas agua.

Lo más importante que hay que entender es que la idea no es tener una cinturita solo por verte como Thalía, sino porque también si empleas estos hábitos tu estilo de vida se volverá mucho más saludable, y si los sigues al pie de la letra,  ¡verás resultados en menos tiempo de lo que crees!