Sentiste que era el momento y le confesaste tus verdaderos sentimientos. Te llevó mucho tiempo armarte de coraje para declararle tu amor, pero algunas “señales” te dieron el impulso que necesitabas. Sin embargo, en vez de estar juntos y tomados de las manos, siguen siendo amigos porque él o ella te dijo “lo nuestro es solo amistad”. Para salir de ese trance tan amargo, te propongo algunas ideas.

  1. Mantén la calma y acepta lo que ocurrió

Tu amigo/a nunca tomó la decisión de ser algo más que eso, así que piensa con calma qué fue lo que pasó y acepta lo que la otra persona decidió. Recuerda que no se puede obligar a nadie a sentir algo que no siente, los sentimientos son propios.

  1. Enfócate en mejorar

Todos sabemos que nadie es perfecto y que siempre se puede mejorar. Mira el rechazo de tu amigo como una oportunidad para cambiar para bien. Acude al gimnasio, mantén una dieta saludable, cambia por un estilo de vida más sano… haz lo que te haga bien. 

  1. Pasa el tiempo con tu amigo 

No pienses en el lado romántico, enfócate en hacer cosas de amigos. Vayan al cine, escuchen música… hagan todo lo que hacen los amigos. No te centres en el amor porque va a ser tiempo perdido. Mejor rescata la amistad que aún les queda

  1. Sal con otras personas y diviértete

Si no tuviste suerte para salir de la friendzone, aprovecha que no tienes pareja para conocer personas, hacer nuevos amigos, tener citas. Tal vez la persona ideal para ti se encuentra muy cerca. De esta forma podrás comparar y saber si te hubiera convenido seguir intentando conquistar a tu amigo o no

Utiliza estos consejos para dejar atrás la friendzone. Y recuerda: para mal o para bien, es algo bueno que tu amigo sepa qué es lo que en verdad sientes.