CONSEJOS

Todas hemos intentado una o dos (¡o diez!) dietas diferentes, todas con premisas distintas acerca de lo que puedes o no puedes comer, y cuándo debes comerlo. Sin embargo, con tantos tipos de dietas y consejos para adelgazar, resulta fácil confundirse acerca de lo que es real y lo que es, simplemente, un mito.

Para evitar los problemas que pueden ocasionar en tu salud y en tu vida en general, ¡hay algunos mitos sobre las dietas que debes dejar de creer ya!

Esperar hasta tener hambre para comer

Si esperas para comer hasta que estés muy hambrienta, tu hambre simplemente crecerá y crecerá hasta que se salga de control. De hecho, investigaciones revelan que si te salteas el desayuno, por ejemplo, vas a terminar comiendo más calorías en total y eligiendo alimentos menos saludables durante todo el día. Renunciar al desayuno activa la respuesta de la insulina de tu cuerpo, lo que provoca el almacenamiento de grasa y aumento de peso.

Asegúrate de comer cada pocas horas durante todo el día, incluyendo el desayuno, el almuerzo y la cena, e incorpora un par de bocadillos saludables en el medio para mantener tu apetito bajo control.

Comer grasa engorda

La grasa, junto con las proteínas y los hidratos de carbono, es un nutriente esencial para tu buena salud en general. Necesitas grasas en tu dieta. La clave es comer grasas saludables, y consumirlas con moderación para mantener un peso saludable, ya que las grasas aportan más calorías por gramo que las proteínas o hidratos de carbono.

Habitúate a conseguir el treinta por ciento de tus calorías diarias provenientes de grasas insaturadas saludables para el corazón como el aceite de oliva, nueces, aguacates, pescado, semillas de lino, etc. Evita las grasas trans no saludables que se encuentran en los alimentos procesados, como galletas, papas fritas y margarina; y limita la ingesta de grasas saturadas que se encuentran en la leche entera, la mantequilla y la carne roja.

El agua y el café pueden hacer que pierdas peso

Ni el agua ni el café pueden eliminar la grasa del cuerpo y hacer que pierdas peso. El agua es esencial para la vida y contiene cero calorías. Por lo tanto, si reemplazas las bebidas que tienen calorías por agua vas a terminar consumiendo menos calorías, lo que te puede ayudar a bajar de peso. Es este hábito saludable que puede ayudar a perder peso, no el agua en sí misma.

En cuanto al café y la pérdida de peso, el café actúa como un estimulante, lo que significa que en un principio te da un golpe de energía, aumentando ligeramente el metabolismo. Pero ten en cuenta que si le agregas azúcar o crema, el aumento del metabolismo será anulado por el exceso de calorías.

Ganar peso es inevitable con la edad

Con la edad, la producción de hormonas en tu cuerpo que ayudan a mantener la masa muscular empieza a disminuir. Además, la mayoría de nosotras nos volvemos menos activas a medida que envejecemos, lo que también provoca la pérdida de masa muscular. En conjunto, lo que cambia es la distribución de tu peso. A medida que pierdes peso muscular, más de tu peso puede atribuirse a la grasa. Para contrarrestar el aumento de peso relacionado con la edad, lo que necesitas es practicar entrenamiento de fuerza y, a partir de los 40 años, recortar aproximadamente de 50 a 100 calorías de tu dieta diaria.