Los padres están cada vez más comprometidos con la crianza de los chicos y nosotras estamos felices de compartir esta responsabilidad.

Hay ciertas actitudes y demostraciones que nos hacen sentir muy orgullosas del hombre que elegimos para traer al mundo a las personas más importantes de nuestras vidas. Estos son los 4 motivos (principales) por los que estoy orgullosa del papá de mis hijos, aunque la lista podría ser eterna si así me lo propongo.

Lo mío es tuyo

Las enseñanzas de un buen padre duran toda la vida y nos forman como personas. Por eso es muy importante que los niños sean inculcados con valores morales desde la cuna. Algunos, como la generosidad y la humildad, se transmiten con el ejemplo y ¡él es el mejor en eso!

Gracias, por favor y perdón

¿Viste que los más chiquitos de la casa copian TODO? Él tiene eso en cuenta, y por eso evita usar malas palabras y les enseña cuáles son esas que sí tienen que usar: por favor, gracias, perdón, permiso, de nada. ¡Nuestros hijos aprenden a ser agradecidos y educados!

¿Papá? ¡Presente!

Si tú te haces un espacio en tu apretada agenda para ir al acto escolar de tu hijo, ¿por qué él no habría de hacer lo mismo? Otra de las razones para amar al papá de mis hijos es que él SIEMPRE está ahí. No falta a los partidos de fútbol, a las demostraciones de teatro ni a las reuniones de la escuela. Su presencia no solo nos importa a nosotras, nuestros hijos también lo sienten.

Lo que quieras hacer va a estar bien

Tu prioridad son tus hijos y las de él, ¡también! Quiere verlos felices por sobre todas las cosas y los apoya en sus decisiones y proyectos, como elegir una carrera universitaria, un tema para dar lección, empezar un nuevo deporte o decisiones más profundas relacionadas a su sexualidad o a una relación romántica.

Estos son solo algunos de los motivos por lo que mi pareja es un buen padre. Aunque debería ser un deber participar de la crianza de los hijos, muchos hombres no lo asumen.

Si el papá de tus hijos también es un ejemplo a seguir, ¿por qué no recordarle lo feliz que estás de este trabajo en equipo? ¡El mérito es compartido!