Hay situaciones terribles que nos suceden, nos hacen sufrir y simplemente no podemos evitar. Pero hay otras que definitivamente no merecen tanta importancia. Así que mejor no pierdas tu tiempo sufriendo por estos motivos…

  1. Desear lo imposible

Esto empieza como algo inocente, pensando en que si las circunstancias fueran diferentes podríamos ser, hacer o tener tal o cual cosa. En esta vida, la totalidad se divide en dos: está lo que sí podemos cambiar y lo que no. Aprende a discernir entre uno y otro, y no pierdas más tiempo en el segundo.

  1. Soñar con algo que no fue

¿Qué habría pasado si te hubieras casado con ese joven médico que se fue a trabajar a otra ciudad? ¿O si hubieras decidido ir a la universidad en lugar de viajar por el mundo? ¿O si hubieras tomado ese empleo que rechazaste en esa gran compañía porque tenías que empezar desde abajo? Nunca lo sabrás, así que, ¿para qué siquiera pensar en ello? ¡Mucho menos soñar que podría haber sido mejor que lo que tienes ahora!

  1. Quejarte de que alguien no es como tú esperas

Tus padres fueron buenos padres, pero podrían haberte motivado más a estudiar. Tu abuela podría haber sido más cariñosa. Tus maestros, más inspiradores. Tus amigas, más sinceras. Tus jefes, más agradecidos. Tu pareja, más generosa. Y así la lista es infinita. La gente es como es, y quejarte de que alguien no es como tú esperas es una receta segura para el sufrimiento y la infelicidad. 

  1. Arrepentirte de algo que hiciste (o no hiciste)

¿Cuántas noches has pasado pensando en cómo te gustaría poder cambiar esa situación del pasado en la que deberías haber actuado diferente? Yo lo he hecho más de lo que me gustaría admitir, y muchas veces me descubro pensando que podría haber hecho algo mejor, haber sido una mejor persona, haber actuado diferente… ¡Basta de esto! El arrepentimiento no nos lleva a nada; lo importante es aprender de nuestros errores para no repetirlos en el futuro, no revolcarnos en la culpa. 

Una vez que nos damos cuenta que es absurdo sufrir por estas cosas, nos liberamos para ser felices con lo que es.