PAREJAS

Todos tenemos discusiones con nuestra pareja, ¿no es cierto? Pero ¿te has puesto a pensar que algunos temas de pelea son más recurrentes que otros? Para saber cuáles son las razones por las que discutes demasiado con tu pareja, no dejes de leer el siguiente artículo.

Los malos hábitos

Los malos hábitos son muy difíciles de romper. Si vives con alguien que tiene malas costumbres como eructar durante las comidas, dejar la ropa tirada en el baño luego de tomar una ducha o se olvida de algo tan sencillo como bajar la tabla del inodoro, es casi seguro que esto traerá más de una pelea.

Los problemas económicos

Hoy en día las cosas no están fáciles para nadie. Todo está muy caro y a veces los gastos son más grandes de los que las posibilidades económicas permiten. Si uno de los dos es gastador compulsivo y no se detiene ante nada, por más que la otra persona le advierta sobre las consecuencias del derroche de dinero, es más que seguro que siempre se desencadenarán peleas y discusiones por esto.

Perderse

A los hombres no les gusta preguntar por las direcciones y nunca consultan con nadie. Incluso en el caso de tener GPS en el coche, muchas veces se equivocan de dirección y termina yendo por caminos desconocidos. Con el paso de los minutos, al no llegar a destino, los ánimos se van caldeando y el ambiente se va tornando cada vez más dificultoso hasta que por fin todo estalla en una enorme discusión que puede prolongarse por horas. Este tipo de comportamiento es más común de lo que piensas y todos, en algún momento lo sufrimos. ¿Un consejo? Mantente tranquila y deja que él se ocupe de llegar a destino.

Los ex

Si bien todos tenemos una vida pasada, eso no quita que sea desagradable escuchar que nuestra pareja habla con una ex por cualquier motivo. Esto no solo será causal de malos entendidos sino que además es muy probable que desencadene algún tipo de pelea. Si bien el pasado es el pasado y no se pueden cambiar las cosas, es mejor evitar entrar en conversaciones de este tipo de temas para mantener la paz en la pareja, a menos, claro, de que sea estrictamente necesario.

Seguramente alguna vez habrás discutido por este tipo de temas con tu pareja. ¿Cómo lo solucionaste? No dejes de escribir.