Siempre estoy hablando a favor de la amistad, de hacer cosas para conservar y mejorar nuestras relaciones con nuestros amigos. Sin embargo, como cualquier otro tipo de relación en la vida, hay personas con las que es mejor cortar por lo sano y alejarnos porque no son una influencia saludable. ¿Cómo saberlo? Guiándote por estas señales que indican que es hora de terminar una amistad.

  1. La relación fluye en un solo sentido

¿Qué significa que la relación fluye en un solo sentido? Que tú eres la única persona que da y el otro recibe, mientras tu amigo rara vez da y a ti te toca recibir. Y aquí no nos referimos solo a cosas materiales, sino a tiempo y atención.

Si nunca te llama o se comunica contigo por otros medios, no va a visitarte y no se hace tiempo para estar juntos, y siempre eres tú el que tiene que estar en contacto y manteniendo viva la llama de la amistad, habla con tu amigo. Si las cosas no cambian, quizá sea hora de alejarte.

  1. Es una persona controladora y manipuladora

¿Has notado últimamente que las cosas siempre tienen que hacerse a su manera? Quizá tu amigo es una persona controladora y manipuladora y no te diste cuenta. O quizá te diste cuenta y no quisiste hacer algo al respecto para no perder la amistad. Sin embargo, quizá sea hora de que reconozcas que esa relación no es una amistad verdadera. ¿Realmente vale la pena relacionarse y llamar amigo a alguien así?

  1. Es envidioso y competitivo

La primera vez que te compraste un par de zapatos y tu amiga al día siguiente apareció con un par de zapatos iguales o mejores, quizá te causó gracia. Pero cuando empiezas a notar que todo es una competencia por quién tiene lo mejor, o descubres que está disimulando su envidia por tu éxito en cualquier ámbito de la vida, es hora de que te cuestiones si realmente quieres tener la energía negativa de esa persona dirigida hacia tu persona.

  1. No aporta nada positivo a tu vida

A veces no se trata de que la otra persona tenga malas actitudes hacia ti, sino simplemente que la vida los ha llevado por caminos diferentes y ahora ya tienen tan pocas cosas en común que no se están aportando nada positivo mutuamente.

Sé que la decisión de terminar una amistad es dolorosa, y por eso mismo no debe tomarse a la ligera. Sin embargo, cuando veas manifestadas estas señales, tómate un tiempo para reflexionar si no será que llegó el momento de alejarte de ese amigo.