La medicina tradicional y el psicoanálisis son métodos que todos conocemos y a los que habitualmente recurrimos para sentirnos mejor en cuerpo y mente. Pero lo que muchos no saben es que existen otras opciones a las que también se puede recurrir para estar bien. ¿De qué hablamos? De las terapias alternativas

Hay experiencias que definitivamente tenemos que probar una vez en la vida y las terapias alternativas son parte de ellas. Aprende un poco más sobre el tema y ábrete a conocer algo nuevo y distinto para ti. ¿Te animas?

  1. Constelaciones familiares

Para este estilo de terapia tienes que estar predispuesta a hacer algo diferente a todo lo que estabas acostumbrada. Se trata de un método que se usa para sacar a relucir los problemas que las personas tienen desde su niñez, pero con una modalidad diferente: se trabaja en grupo y cada uno de los participantes representa a un miembro de la familia, con la representación familiar como foco de la terapia. En algunos lugares también puedes constelar sola si así lo prefieres. Se trabaja con terapias breves de un encuentro en el que el “constelador” (moderador) deja libre al “consultante” para que se dé la experiencia de la recreación familiar. Sin preconceptos ni prejuicios, la terapia se desarrolla con naturalidad. ¿Qué te parece?

  1. Terapia bioenergética

El análisis bioenergético supone que una persona sana es una persona vital que goza de buena energía. Entiende que las enfermedades del ser humano son causadas por factores físicos y mentales o por falta de energía, y que todo dolor permanente que una persona puede tener está relacionado directamente a una dolencia sentimental no resuelta. Trabaja con ejercicios de relajación para equilibrar la energía y sanar así los dolores. Expresar y desbloquear aquellas emociones negativas que nos hacen mal es el punto clave. ¿Estás dispuesta a probar esta terapia alternativa?

  1. Reiki

Un experto colocará sus manos en tus chakras y vas a tener que relajarte y dejarte llevar. El reiki te invita por un rato a despejar tu mente para que trabajes sobre los puntos energéticos que tiene tu cuerpo y así destrabar la energía de ellos. Existen varias formas de llevar a cabo esta terapia. La más popular se realiza mediante la imposición de manos para obtener paz y equilibrio físico, emocional, mental y espiritual. ¿Te sumas?

  1. Medicina ayurveda

Esta es una de las terapias alternativas menos conocidas en general. La medicina ayurvédica o ayurveda utiliza terapias naturales y hace hincapié en el cuidado de la dieta, el trabajo y la familia como puntos claves para mejorar y cuidar la salud. Basa sus estudios en el cuerpo y la mente de las personas para que se sientan bien y así puedan gozar de buena salud. Según este tipo de terapia si logramos el equilibrio y estamos bien no tenemos por qué enfermarnos. En caso de necesitar algún medicamento utiliza plantas, aceites y otros elementos naturales para curar los dolores.

Si todavía no probaste alguna de estas alternativas a la medicina tradicional, anímate. Seguro vas a poder encontrar una forma diferente de tratar tu salud. ¿Con cuál quieres empezar?