Tener salud, trabajo y por supuesto, una familia son tus deseos más preciados. Darías cualquier cosa porque tu convivencia con las personas que más amas esté colmada de experiencias inolvidables. Algunas de las características que poseen las familias unidas son: todos se sienten importantes, se estimula la creatividad, se brinda diversión y se fomenta el orgullo. Para lograr esa unión, existen actividades significativas que te ayudarán a establecer lazos familiares mucho más fuertes.

Mete a tu hijo en la cocina

¿Qué tal si organizas una competencia culinaria en la que surja una receta favorita familiar? Postres, galletas, confites, chocolates… son excelentes opciones para celebrar un cumpleaños, el aniversario de los abuelos o el Día de la Madre. Hazlo, verás cómo los pequeñitos de la casa se divierten igual que tú.

Usen la tecnología a su favor

La especialista en terapia familiar Elsa Orlandini afirmó en una entrevista a AARP Magazine que la tecnología no es mala ni buena, pero usarla correctamente sirve para unificar los lazos familiares. Su recomendación es que los padres y abuelitos estén dispuestos a aprender sobre ella para comunicarse por medio de mensajes de texto, Facebook y Skype. Además, tu acercamiento se fortalecerá si conoces sobre otros programas. Planeen conversaciones grupales en WhatsApp.

Karaoke

El karaoke es una de las actividades que no pueden faltar en las fiestas familiares. Si en la tuya todavía no la adoptan, se están perdiendo momentos inolvidables. Escuchar cantar a tus primos, hermanos, a tu mamá e incluso a tu abuelita es superdivertido.

Día de campo

Disfruta de las personas que amas y de los sitios más hermosos de tu comunidad. Visiten el zoológico y lleven los alimentos preparados para luego ir de día de campo. Otras opciones son el cine, los museos, los parques acuáticos… La terapeuta familiar Orlandini aconseja explicarles a las generaciones más jóvenes lo importante que es para la familia este tipo de encuentros.

Programen una cita semanal

Aunque tú y papá vengan de la oficina, programen una cita familiar un día a la semana, o también consideren desayunar todos juntos el domingo. Háganse el propósito de que esta cita se haga un rito familiar y no permitan el uso de celular ni ningún otro aparato. Aprovechen este tiempo para contarse cómo les fue en la semana y qué tienen planeado para la que viene. ¡Ojo!, en este espacio no se regaña, castiga ni critica.