Los niños crecen y en algunos casos las mamás como tú tienen dificultades para controlarlos. Y aunque la vida familiar conlleva conflictos inevitables, existen algunas claves para mejorar esa relación con los hijos.

Antes de conocerlas, debes saber que muchas madres como tú se sienten perdidas a la hora de educar a sus hijos. Ser autoritaria no siempre hace que los niños reaccionen igual. Por ejemplo: si tienes dos hijos, te habrás dado cuenta de que su personalidad es muy distinta y que la forma de corregirlos también. Para mejorar ese vínculo, existen pautas que te ayudarán a lograrlo.

  1. Dedica tiempo a escuchar

Podría ser que seas muy buena escuchando, pero no abres tu visión, oídos y sentimientos. ¡Hazlo! Está comprobado que el 55% de la información la aporta el lenguaje corporal y un 38% el tono de la voz. De ahí la importancia de aprender a “leer” no solo lo que habla tu hijo sino también las señales o gestos que hace. Cuando lo estés escuchando, no permitas que tu voz interior ensordezca el verdadero mensaje. Analiza bien lo que escuchas y ofrécele un consejo o una corrección.

  1. Eres su mejor ejemplo

¡Mamita!, tu niño te ve como su superhéroe. Por eso siempre tienes la tarea de ser su ejemplo y no defraudarlo. Te sorprenderás el día que lo veas tratando de tender su cama sin ningún tipo de explicación. Pues claro, él te ve y quiere imitarte. Los niños son capaces de aprender todo por imitación, aunque después tendrás que fortalecer esos conocimientos con explicación verbal. Nunca olvides que debes seguir siendo su ejemplo. JAMÁS puedes pedirle a tu hijo que deje de usar su teléfono si tú te la pasas con el móvil en la mano desde que te levantas por la mañana. ¡Predica con el ejemplo!

  1. Infórmate

Un hijo no viene con un manual de instrucciones. Ser madre se aprende en la marcha, se cometen errores y aciertos. Sin embargo, actualmente existen muchos autores en la web, libros impresos y expertos que dan conferencias sobre la labor de ser padres. No importa si ya eres madre o si pronto lo serás, infórmate sobre tu responsabilidad de criar niños.

  1. Dale órdenes

Tu hijo necesita recibir pedidos y tener horarios para cumplirlos, así como enfrentar las consecuencias si no los hace. Asegúrate de que no haga reproches o berrinches para no seguir tus órdenes. Esta labor es cansada luego de un arduo día de trabajo, pero es tu labor como mamá poner orden.

  1. Respeta decisiones y que respeten las tuyas también

Si tu esposo o pareja corrige al niño, no le pases por encima. Respeta su autoridad porque si no el pequeño se sentirá confundido y no sabrá qué hacer o hará lo que quiera. Si la situación es complicada, pidan ayuda a un conciliador.