Todavía en pleno siglo XXI se cree que solo los hombres son capaces de tener éxito en un negocio, pero están equivocados. Las mujeres como tú y como yo tenemos las agallas, la valentía y la capacidad de emprender una nueva idea que genere dinero y nos haga mujeres exitosas.

¿Qué claves tienes que seguir para emprender y no morir en el intento? 

  1. Producto o servicio sin vencer

Chicas, sepan que la diferencia entre un emprendimiento exitoso y aquel que fracasa está en la elección del mismo. El ciclo de vida de tu producto o servicio no debe caducar en poco tiempo sino que debe estar entre lo más buscado.

  1. Aprovecha las oportunidades

Tendrás éxito cuando tengas los ojos lo suficientemente abiertos como para aprovechar las oportunidades que se te presenten. Hace algunos meses conocí a una microempresaria que diseñó un brassiere que reduce o elimina las arrugas que se nos hacen en el escote a las mujeres. Ella contaba que un día despertó con unos pliegues espantosos entre el cuello y los senos, razón que la llevó a investigar y fabricar un sujetador que hoy en día se vende como pan caliente.

  1. Prepárate

No basta con tener ganas y habilidades, necesitas prepararte en la parte gerencial. Busca capacitaciones en ventas, innovación, contabilidad y servicio al cliente. Cualquier empresa necesita un líder que sepa de todo un poco. Si eres muy buena para producir, también tienes que ser capaz de administrar.

En algunas oficinas bancarias existen planes de financiamiento que ofrecen capacitaciones para sacar adelante tu negocio. Busca este tipo de asesorías y evita gastar dinero de más.

  1. Escoge algo que te apasione

Cuando emprendes, tu horario de trabajo no será de ocho horas. Algunos días tendrás que trabajar hasta más de 10 horas para terminar un pedido o algún informe de labores. Por eso es necesario que te dediques a un negocio que TE APASIONE. Sin duda será una experiencia retadora y apasionante. Al ser tu jefe y tener al mando a colaboradores, pasarás pensando en nuevas ideas 24/7. La idea es que te animes a seguir adelante. ¡Lo lograrás!

  1. División de tareas

Estamos claras de que comenzarás sola en tu negocio, pero en la medida en que crece necesitas un equipo de trabajo. Cuando lo tengas, las funciones de cada uno deberán quedar claras. Entiende que tendrás fortalezas y debilidades. No cierres las puertas a contratar consultores especializados para cuidar tus clientes.

A partir del momento en que emprendes tu idea de negocio podrás administrar el tiempo, trabajarás por cumplir tus sueños y hasta ganarás el doble de dinero. ¡Es maravilloso!

Date la oportunidad de demostrarte a ti misma de lo que eres capaz. Con los primeros clientes te darás cuenta de que el camino que tomaste es el correcto.