Muchas no lo toman demasiado en serio o simplemente prefieren no pensar en ello antes de tiempo. Pero la realidad es que prácticamente ninguna madre puede escapar del nido vacío. Están las que pueden tomárselo de mejor manera, pero en un punto u otro todas nos vemos afectadas. 

Si no tienes idea de qué estamos hablando, te contamos que se trata de un estado por el que pasan los padres cuando sus hijos crecen y dejan la casa. En esta etapa, muchas mujeres se desaniman y tienden a estar angustiadas por la soledad del hogar, pero otras -y acá queremos hacer hincapié- se animan y disfrutan de un nuevo mundo de oportunidades.

Tú puedes ser una de ellas. No te pierdas estas 5 claves para superar la crisis del nido vacío y vivir con alegría esta nueva etapa en la vida de tus hijos.

  1. Anticípate a su llegada

Como te contábamos, tarde o temprano casi todas las madres sufrimos por la crisis del nido vacío. Por eso, nada mejor que ir pensando un tiempo antes en cómo queremos encarar la partida de los chicos de casa. Se trata de un proceso que no vas a superar de un día al otro, pero si logras anticiparte, podrás ir superándolo con ellos al lado. Y eso sí que será más sencillo que hacerlo sola.

  1. Haz terapia

Contar con un apoyo profesional es una muy buena idea para esta etapa de tu vida. Será importante encontrar un espacio donde poder descargar y analizar lo que estás viviendo. ¡Piénsalo!

  1. Retoma tus estudios

¿Pensaste alguna vez en realizar una especialización? ¿En empezar algún curso? Este momento es perfecto para hacerlo porque vas a tener más tiempo disponible y te ayudará a pensar en algo más que en la partida de tus hijos.

  1. Cambia de trabajo

Tal vez nunca te animaste por el riesgo económico que conlleva, pero este puede ser un buen momento para hacerlo. Si no estás tan contenta con tu trabajo o apareció una oportunidad mejor, ¡anímate! No tienes mucho para perder y arriesgarte a probar algo diferente puede generar grandes resultados. ¿No te parece?

  1. Proyecta en pareja

Este punto es fundamental: llegó el momento de volverse a encontrar. Puede ser una buena idea que hagan algo juntos, un proyecto en común. Empezar un curso, hacer deporte o pensar en viajar, la idea es que vuelvan a reencontrarse armando algo de nuevo. Aprovechen y disfrútense juntos otra vez. ¡Que viva el amor!

Puedes pensar la crisis del nido vacío como una etapa de angustia o entenderla como un proceso natural y aprovechar el tiempo para poder volver a ocuparte de ti. Te proponemos que optes por esta segunda y disfrutes de tu tiempo, de tus hijos y de los nietos que vendrán.