Como mamás buscamos siempre lo mejor para nuestros hijos y aunque el camino no es sencillo, nuestra tarea es criarlos y guiarlos para que enfrenten el mundo de la mejor manera posible. Para lograrlo hay que establecer qué está permitido y qué no, aunque esto no les guste.

De esta forma aprenderán a aceptar un “no” por respuesta y les enseñaremos a ser tolerantes ante la frustración. Te dejamos 5 prácticos y sencillos consejos para no malcriar a tu pequeño.

Establece límites y reglas

No importa cuántos años tenga tu pequeño, entre más temprano empieces te costará menos trabajo educarlo. Es importante tener reglas y poner límites que no serán negociables, no sucumbas ante su llanto y quejas, si lo haces le enseñas a tu hijo que con ese comportamiento puede obtener lo que quiera.

Asígnale tareas de acuerdo a su edad 

Con esto, poco a poco, le enseñarás a tu hijo que todos en casa tienen responsabilidades que cumplir, además de que se sentirá orgulloso por terminar sus deberes y de formar parte de la comunidad. 

Aprende a decirle que NO

Muchas veces nuestros hijos piden cosas que como padres consideramos innecesarias para ellos y por miedo a que hagan un berrinche se las damos, pero esto no es el mejor camino para educarlos. Decir NO, no es malo, es más, en muchas ocasiones es lo mejor. Explícales cuál es la razón del no, muéstrale la diferencia entre querer y necesitar.

Enséñale el valor del esfuerzo

Malcriamos a nuestros niños cuando les facilitamos las cosas, con eso les enseñamos a no darles su debido valor. Si tu niño quiere un juguete en especial, puedes proponerle una lista de deberes que tiene que cumplir para conseguir eso que desea.

Disciplínalo

Cuando se porte mal explícale por qué no es correcto lo que hizo y las consecuencias que tienen sus actos. De esta forma tu hijo se sentirá valorado y respetado y para la próxima vez se esforzará por portarse mejor.