FELICIDAD

No sé ustedes, pero a nosotras nos gusta empezar nuestro día de forma tranquilla y relajada; sin andar corriendo de un lado a otro de la casa porque ya se nos hizo tarde y tomando valiosos segundos para decidir si me da tiempo de bañarnos o no.

Después de que te medio vestiste, te pegaste el dedo chiquito del pie, te quemaste la boca por tomar el café tan caliente y saliste corriendo a la calle… obviamente tú día empieza mal. Por eso, en las mañanas, hay personas felices y otras que parecen el grinch a punto de cometer homicidio.

Si quieres sentirte mejor todos los días, debes aprovechar tus mañanas para empezar tu jornada de la mejor manera, porque esto va a influir en tu estado de humor y por tanto en tu nivel de felicidad. Aquí les dejamos algunas acciones de las personas felices (que llevan a cabo en la mañana).

Cada día es un nuevo día

Tienen muy claro que cada mañana representa la oportunidad de hacer algo diferente. Lo que pasó ayer es una enseñanza y el día representa la posibilidad de una nueva aventura. Es importante que no permitas que lo que pasó ayer o hace un mes detenga tu flujo de energía positiva.

Se levantan agradecidos

La gratitud está asociada con la felicidad en general. Las personas felices comienzan su día dando gracias por su vida y todos los tesoros que hay en ella. Practican pequeños actos de gratitud, por ejemplo le expresan su agradecimiento a su pareja antes de levantarse de la cama. No subestimes el poder de la gratitud.

Se toman el tiempo para meditar

Ya sea en forma de reflexión, oración o afirmación, las personas más felices son seres espirituales. Las oraciones son una forma de conectar con nuestro creador y darle las gracias. Al meditar mantenemos nuestra mente enfocada, calmamos nuestros nervios y procuramos el crecimiento de la paz interior. Las afirmaciones nos ayudan a concentrarnos y convencernos de algo en especial.

Se ejercitan

El ejercicio aumenta los niveles de los químicos del cerebro que nos hacen sentir y estar mejor, como la serotonina, dopamina o la norepinefrina. Las personas felices tienen muy clara la importancia de hacer ejercicio y le dedican parte de su mañana.

Están presentes

Las personas felices son capaces de desconectarse de las distracciones exteriores para disfrutar del aquí y el ahora. Saben que es importante ser el actor principal de su vida y dejar de ser un espectador a la distancia.

¿Practican alguna de las acciones anteriores? Déjenos sus comentarios.