SALUD

¿Cansada de dormir mal por las noches? Quizás algunos hábitos que consideras inofensivos están impidiéndote disfrutar de una buena noche de sueño. ¡Descubre qué cosas saludables puedes hacer antes de irse a dormir para tener un buen descanso!

Comen de forma inteligente

Si vas a comer algo antes de acostarte, que sea un kiwi. Comer dos de estas frutas una hora antes de acostarse durante un mes ayudó a los adultos a dormirse un 35 por ciento más rápido y dormir un 13 por ciento más, según un estudio realizado en 2011 por investigadores taiwaneses.

Puede ser que sea la alta concentración de vitaminas C y E y antioxidantes, que ayudan a regular los neurotransmisores en el cerebro (vinculados a los ciclos de sueño saludables), o la gran cantidad que aporta la fruta de otro neurotransmisor que estimula el sueño, la serotonina.

Evita las almohadas de plumas

Si las almohadas son tan importantes para un sueño reparador, ¿por qué tantos de nosotros dormimos sobre el tipo equivocado? En un estudio realizado en más de 100 personas que informaron tener sueño de mala calidad, dijeron que sus almohadas también eran incómodas.

Un error común es comprar una almohada de plumas. Si bien la comodidad de la almohada es diferente para cada persona, la almohada de plumas era el tipo más utilizado sistemáticamente por quienes reportaron la falta de sueño. Cuando vayas a comprar una nueva almohada, prefiere las de poliéster y látex, que según el estudio son más cómodas.

Realiza estiramientos

Si tienes calambres en las piernas, difícilmente puedas dormir. Y más de la mitad de los adultos los experimentan, siendo las mujeres más propensas a sufrirlos, sobre todo a medida que envejecemos.

La solución: hacer estiramiento de las pantorrillas y los isquiotibiales en la noche. Esto ayuda a alargar los tendones y los músculos, y puede reducir la frecuencia y severidad de los calambres, según un estudio de 2012 del Journal of Physiotherapy.

Elimina los ruidos molestos

El grifo que gotea. El tic-tac del reloj. Todos son sonidos sutiles que pueden dejarte con los ojos muy abiertos, y también muy frustrado. Una forma de ahogar esos ruidos molestos es cambiarlo por sonidos relajantes, como el zumbido de un ventilador o de una lluvia constante. Escuchar este otro tipo de ruido durante la noche ayudaba a regular las ondas cerebrales para que la gente se quedara en la fase de sueño reparador durante más tiempo, según un estudio chino de 2012.

Sal a correr

Quizás hayas oído el consejo de no ir de noche al gimnasio porque los entrenamientos nocturnos pueden causar que no puedas conciliar el sueño. ¡Pero tenemos buenas noticias! El ejercicio, en cualquier momento del día, ayuda a dormir mejor, incluso si lo practicas de noche, de acuerdo a una investigación de la National Sleep Foundation realizada en 2013. El estudio reveló que las personas que realizan ejercicio intenso dentro de las cuatro horas antes de acostarse no experimentaron diferencias en la calidad del sueño.