COCINA

Originaria de países andinos como Perú, Bolivia y Ecuador, la quinoa es considerada el trigo de los Incas. Esta civilización practicó su cultivo y se alimentó en base a ella. Se trata de un cereal con múltiples propiedades: alto contenido proteico, hierro, magnesio y ácidos grasos insaturados. Además, no posee gluten ni colesterol, y es utilizada en platos dulces y salados. Para cocinar la quinoa sólo hay que hervirla durante 15 o 20 minutos sin sal y asegurarse de que esté al dente. Es indispensable lavarla primero debajo del chorro de agua fría para quitarle una sustancia llamada saponina.

Hamburguesas de quinoa

C1

Para obtener seis medallones se deben mezclar 150 gramos de quinoa hervida con 150 gramos de harina de quinoa, cuatro yemas, cebolla de verdeo picada y sal y pimienta a gusto. Luego hay que batir a punto nieve las cuatro claras sobrantes e incorporar a la pasta anterior con movimientos envolventes. Con la mezcla, hacer albóndigas del tamaño de la palma de una mano, luego aplastarlas para darle la forma a la hamburguesa y pasar por pan rallado. Los medallones pueden cocinarse en la sartén o en el horno.

Risotto de quinoa y calabaza

C2

Para reemplazar el clásico arroz blanco en el risotto, la quinoa es ideal. Tendrás que mezclar una taza de este cereal hervido con dos cebollas doradas y picadas muy pequeñas. Luego se agrega la calabaza hecha puré y se mezcla bien todo con queso rallado y nuez moscada. Se pueden agregar nueces o almendras en el plato. Es importante servirlo en el momento; si se guarda se pegotea y es difícil volver a calentarlo. Rinde cuatro porciones.

Cookies de quinoa

C3

En media hora tendrás listas unas deliciosas y saludables galletas para la merienda. Para obtener de una a dos docenas, debes mezclar una taza de quinoa cocida con una taza de copos de avena, media taza de manteca, dos cucharadas de miel, un huevo, media cucharadita de sal y un poco de esencia de vainilla. Cuando la preparación está homogénea se añade una taza de pepitas de chocolate. Luego, con el horno precalentado, en una bandeja se vierten cucharaditas de la mezcla, de forma redondeada, separadas por algunos centímetros. Se hornean durante 20 a 30 minutos o hasta que estén apenas doradas.

Pollo con quinoa y vegetales

C4

En este caso la quinoa se hierve con caldo de verduras en lugar de agua sola, para que tome sabor. Aparte, en una sartén, se saltea media cebolla con un diente de ajo picado y se le agregan dos pechugas de pollo cortadas en tiras. Cuando todo está dorado se reserva la mezcla. Nuevamente en la sartén se saltea un tomate sin piel cortado en cubitos con un zucchini. Cuando los vegetales están cocidos se agrega el pollo salteado junto a la quinoa caliente y algunas hojas de albahaca fresca y queso rallado. Rinde cuatro porciones.

Budín de quinoa y manzana

C5

Se deben hornear tres manzanas verdes hasta que estén tiernas, luego pelarlas, quitarles el centro y hacer un puré. Aparte, en una olla, hay que calentar el puré, agregar una cucharada de almidón de maíz disuelto en un poco de agua y cocinar durante dos minutos. Cuando la preparación aun esté tibia, debes incluir tres tazas de quinoa cocida, algunas cucharadas de miel y unas gotas de esencia de vainilla. La mezcla se vuelca en una budinera forrada con papel film. Antes de desmoldarla debe ser enfriada en heladera durante aproximadamente seis horas.

¿Probaste alguna vez la quinoa? ¡Cuéntanos cómo la usas!