SALUD

Con toda seguridad alguna vez te ha pasado que olvidas dónde has puesto las llaves del coche, o para qué has ido a la cocina. Todos los seres humanos tenemos lapsus de memoria que nos obligan a auto-interrogarnos dos o tres veces al día. Estos olvidos momentáneos tienen diversos motivos y hoy te los vamos a decir.

Para empezar debes saber que este tipo de comportamientos es hasta cierto punto normal si tomamos en cuenta que muchas de nosotras nos encontramos cada día con un montón de listas de cosas por hacer. Además, debido a las numerosas actividades que desarrollamos, es natural que en ocasiones padezcamos una gran falta de concentración y asimilación de datos.

A juicio de muchos especialistas, como Linda Melone, experta en salud y calidad de vida de la revista estadounidense Health, los fallos en la memoria pueden deberse a causas ajenas a nosotros. Ojo: no se trata de fallos cerebrales serios sino de olvidos perfectamente justificables y remediables que pueden deberse a malos hábitos alimenticios e incluso a circunstancias de nuestro propio entorno.

Estas son algunas de las 5 principales explicaciones científicas sobre tu mala memoria y cómo podemos solucionarlas:

Falta de sueño

Si has trasnochado y dormido pocas horas, es probable que no te acuerdes ni de cómo te llamas al día siguiente. Las zonas del cerebro que se encuentran directamente relacionadas con la memoria y las respuestas emocionales se activan cuando dormimos, y si no descansamos lo suficiente se debilitan poco a poco. Si te despiertas cansada y te duermes involuntariamente durante el día, entonces puede que necesites más horas de sueño.

Algunos gérmenes

Según un estudio publicado en la revista Neurology, aquellas personas expuestas a gérmenes como el herpes labial son más propensas a tener problemas de memoria que las expuestas a un menor número de gérmenes. Entre los más de 1.600 participantes en el estudio, los individuos que tenían una mayor carga infecciosa tuvieron un 25% más de malas puntuaciones en sus respuestas cognitivas. Los investigadores llegaron a la conclusión de que aquellas infecciones repetidas pueden dañar los vasos sanguíneos por lo que también podrían estar vinculadas a un mayor riesgo de accidente cerebro-vascular y ataque cardíaco.

Falta de vitamina B12

Además de la fatiga, la pérdida de apetito, estreñimiento o pérdida de peso, una deficiencia de vitamina B12 puede provocar problemas de memoria. Si eres vegana y vegetariana, debes saber que la falta de una dieta rica en carne puede estar afectando tu capacidad cognitiva, por lo que si notas que tienes muchos fallos en la memoria es conveniente que preguntes a tu médico si necesitas tomar algún tipo de suplemento vitamínico para solventar esta carencia.

Fumar

Puede dañar la actividad cerebral por lo que puede afectar a la calidad y capacidad de nuestra memoria. Como explica el Dr. Towfigh “el consumo de cigarrillos promueve la acumulación de proteínas anormales que deterioran la capacidad del cerebro para procesar y transmitir información”. Una investigación publicada en la revista Archives of General Psychiatry para la que se analizaron a 7.000 hombres y mujeres, encontró una disminución de la función cerebral más rápida en los casos de personas que habían fumado en algún momento de sus vidas o eran consumidores durante el estudio.

Una dieta alta en grasas

Igual que pueden dañar tu corazón a largo plazo, la comida basura o rápida como hamburguesas grasientas o papas fritas pueden causar problemas en la memoria. Algunos estudios vinculan la obesidad infantil con una capacidad de concentración reducida y problemas de atención y enfoque.

Como ves, estos cinco factores tienen solución. Y tú puedes lograrlo.