Los bebés y los niños pequeños pasan interminables horas atrapados en sus sillitas o, en el caso de los mayores, apoltronados en el sofá viendo la televisión. Estos hábitos de vida modernos no solo les impiden practicar sus habilidades motoras y fortalecer su corazón, pulmones y músculos, sino que puede encaminarles hacia una vida sedentaria que puede causarles graves problemas de salud cuando crezcan.

Por el contrario, practicar ejercicio físico regularmente tiene incontables beneficios para su organismo. Si te encanta la idea de realizar actividades físicas junto a los tuyos, te ofrecemos las claves para practicar ejercicio con tu familia de manera sencilla y divertida.

Apuesta por un paseo al atardecer

Ya sea ir caminando hasta el parque o el mercado, o aprovechar un sendero natural de tu pueblo o ciudad, introducir un paseo en tu rutina diaria te mantendrá en forma sin grandes esfuerzos. Puedes salir a pasear con tu pareja y tus hijos, y si son demasiado pequeños para andar todo el rato, puedes bajarlos de su silla por un rato y volver a sentarles cuando estén cansados. Intenta hacer del paseo algo divertido, jugando a juegos como el veo-veo, las adivinanzas o simplemente hablando de vuestras cosas, para que esos momentos de día queden asociados a un rato de tiempo en familia.

Sube el volumen y ¡a bailar!

No es nada nuevo que a los niños les encanta bailar y cantar, y tú no necesitas una discoteca para ponerte en marcha, ¡la puedes tener en tu propia casa! Aparta los muebles de la habitación, pon música bailable a todo volumen y deja que tus hijos hagan el resto. Seguro que los más mayores ya tienen grupos favoritos y les encantará cantar sus primeras canciones mientras los más peques intentan reproducir coreografías con su precario equilibrio. Toda una aventura, y una buena excusa para alejarlos de videojuegos o series de tv y hacer ejercicio en familia.

Planea una tarde de deporte a la semana

Escojan entre todos un rato a la semana para que practiquen deporte todos juntos. Todos sabemos que es más fácil llevar a los niños al cine o a comer, pero este plan es mucho más sano. Para que no se aburran, cada miembro de la familia puede elegir su deporte favorito e ir alternando semana a semana para que todos estén satisfechos. Intenten elegir deportes que favorecen el crecimiento de los niños o aquellos que mejoran su habilidad de trabajo en equipo, como el fútbol o el baloncesto.

Hora de poner a punto el jardín

Si tienes un jardín o simplemente un balcón con dos plantas haz que tus niños te ayuden en su cuidado. Puede que esto no sea un deporte al uso, pero seguro que les encanta mancharse las manos de barro y llenar las regaderas. Además, si ellos son los que cultivan los tomates, seguro que luego les hace ilusión comérselos: dos pájaros de un tiro.

La jardinería es sólo uno de los trabajos que habitualmente se hace en casa en los que tu familia puede ayudarte y al mismo tiempo ejercitarse todos juntos. Limpiar el polvo, fregar, barrer, hacer la colada, recoger las hojas del jardín, cortar el césped, etc. No es un ejercicio tan divertido como el voley pero también cansa, y mucho…

Encargados de pasear al perro

¿Todavía no tienes perro? Pues es el momento. Si quieres tener a toda la familia encantada de salir a correr o a pasear, pon un cachorro en su vida (o adopta a un perro adulto). Al mismo tiempo, fomentarás su capacidad de compromiso con sus obligaciones al tener otro ser vivo cuyo bienestar esté en sus manos.