Muchas veces estamos esperando que pase algo que nos cambie la vida, más específicamente, pare ser felices. Esperamos a concretar ese empleo o ascenso, a conseguir la casa, a encontrar pareja, a casarnos, a tener hijos, a viajar.

Pero, por suerte, hasta la ciencia empieza a conspirar para ayudarnos a lograr lo que los sabios de todos los tiempos nos han dicho: que tenemos que ser felices AHORA.

Salir a caminar tres veces por semana

Según un estudio publicado en el Journal of Sport & Exercise Psychology, solo necesitas salir a caminar tres veces por semana para mejorar tu estado de ánimo. ¡Incluso puede ayudar a disminuir los síntomas de la depresión!

Escribir durante 20 minutos

Mucho se ha hablado de los beneficios de llevar un diario en el que podamos desahogarnos escribiendo. Lo que quizás no sabes es que si te dedicas a escribir durante 20 minutos sobre una experiencia positiva, ¡te sentirás tan feliz como si revivieras ese momento!

Realizar actos de bondad al azar

¿Quieres ser más feliz? La ciencia apoya a los sabios y maestros espirituales: haz feliz a los demás. Un estudio demostró que cuando realizas actos de bondad al azar, es decir, actos de amabilidad hacia extraños, te sientes más feliz y te contagias de la felicidad de quienes te rodean.

Desconéctate

Con tantos medios y aplicaciones para mantenernos conectados hoy en día, resulta difícil pensar que desconectarnos puede ser algo que nos haga más felices. ¿Cómo nos vamos a sentir mejor sin saber qué está pasando en el mundo, qué hacen nuestros amigos y familia, o simplemente distrayéndonos durante un rato? Sin embargo, un estudio de la Universidad Estatal de Kansas concluyó que desconectarnos cuando llegamos a casa nos ayuda a sentirnos más descansados y recargados de energía.

Fluye

Todos hemos escuchado la idea de que debemos “dejar las cosas fluir”. Y una de las mejores maneras de lograrlo, de acuerdo a la ciencia, es concentrándonos en aquellas actividades que nos apasionan, que hacen que el tiempo pase volando y capturan totalmente nuestra atención, como tocar un instrumento, aprender un idioma, practicar un deporte…

Lo mejor es que se trata de cosas con base científica que son fáciles de hacer para sentirte más feliz, no mañana ni pasado, sino ahora mismo.