Cuando se tiene niños pequeños que apenas están en la edad de aprender a caminar, poner el árbol de Navidad puede ser un tormento, y es que este elemento navideño será el objeto de atención de tu hijo hasta que las fiestas decembrinas lleguen a su fin. 

Es lógico que esto pase pues tu pequeño que está en la edad de la exploración y el descubrimiento se sentirá atraído por las luces y los coloridos adornos.  

Para evitar cualquier tipo de accidente ya sea para tu niño o para el árbol, te sugerimos 5 útiles consejos que harán que tu árbol sea a prueba de toddlers. 

#5 Crea una barrera entre él y tus pequeños 

Una buena idea es poner alrededor de él una reja, de esas que usas para evitar que tu pequeño baje de las escaleras o salga de la habitación. Para darle estilo navideño puedes decorarla con una guirnalda larga, con escarcha o una serie de luces.  

Otro tip es colocar los regalos alrededor de él y taparle el paso a tu hijo, y así evitar que llegue hacia él. Si aún no tienes regalos puedes envolver algunas cajas pesadas (para que no las mueva). 

#4 Ponle un soporte de hierro 

Es importante que nuestro árbol tenga una base que le dé estabilidad y evite que cualquier movimiento lo derrumbe. Esta idea es genial tanto para niños pequeños como para mascotas. Para darle mayor estabilidad, podrías colocar costales de arena alrededor del pedestal y cubrirlas con un rodapié, heno, o musgo. 

#3 Considera un árbol artificial 

Sabemos que los árboles naturales lucen más hermosos y llenan nuestra casa de ese rico aroma a pino, pero son más frágiles y menos resistentes a la curiosidad de los niños que apenas caminan. Uno de plástico te durará incluso después de que tu hijo salga de la universidad. 

#2 No uses nieve artificial 

Lo mejor es prescindir de ella por lo menos hasta que tu hijo esté en el jardín de niños y le puedas explicar que echársela a la boca es peligroso. Recuerda que los químicos que la componen podrían ser muy tóxicas para él. 

#1 Coloca todo lo frágil y peligroso en la parte superior del árbol 

Si quieres evitar accidentes de cualquier tipo, se recomienda que todos los adornos que se puedan romper o dañar se coloquen a una altura en que tu nene no las pueda alcanzar.  

¿Tú qué medidas tomas para salvar a tu arbolito de sus travesuras?