AMOR

El amor hace que nos pongamos tontas, felices y sonrientes. Aunque nos cueste admitirlo, se nota cuando persona se enamora, ya que adopta otra actitud más relajada y alegre. A veces los cambios no significan algo negativo, sino completamente lo contrario.

¡Mira las formas en las que uno cambia al enamorarse!

Sonrisa todo el tiempo

Cuando uno se enamora tiende a sonreír todo el tiempo. Aunque intente disimularlo es algo que no puede, la sonrisa sale a la luz en cada momento aún si no estamos con él.

Si estás todo el tiempo sonriendo y te sientes feliz, es claro que estás súper enamorada y la relación te hace muy bien.

Mejor autoestima

Cuando estás enamorada, te sientes más confiada, te paras con la frente en alto y tu autoestima mejora.

Las personas que están enamoradas se sienten bien acerca de sí mismas; si bien pueden enfrentar el rechazo o la desilusión, el amor hace que estemos bien aun conociendo esa posibilidad.

Actitud positiva

Cuando uno está feliz en una relación o se enamora, la energía cambia. Las actitudes frente a la vida toman una perspectiva más positiva y optimista.

No solo en lo que respecta a la relación y su futuro sino que también afecta otros aspectos como las relaciones entre amigas y el trabajo.

Personalidad relajada

Otra forma en la que cambiamos al enamorarnos es al aprender a relajarnos. Nos sentimos más sueltas, cómodas y felices y eso hace que veamos todo desde otra perspectiva, sabiendo disfrutar del momento, concentrándonos en ser felices y dejando el estrés y los problemas de lado o lidiando con ellos de manera productiva.

Y tenemos muestras de cariño

Si solías ser más distante y fría y de repente eres cariñosa y hasta tienes muestras de afecto en público, es otra de las actitudes que cambian cuando nos enamoramos.

Si abrazas a las personas más a menudo, te preocupas auténticamente por los demás y te sientes que desbordas amor, es lo que ocurre cuando encuentras a alguien que te hace feliz, que te atrae y que te hace sentir única.

Sin duda este tipo de cambios son más que positivos, nos hacen sentir renovadas, con energía y con más ganas de disfrutar de la vida y de ese nuevo amor.

¿Te sientes identificada con este comportamiento que ocurre cuando nos enamoramos?