CONSEJOS

Suena la alarma a todo volumen, te despiertas a regañadientes y avientas el zapato para silenciarla. Cuando logras levantarte, te quedas sentada en la orilla de la cama y lo primero que piensas es: ¡qué horror, otro día más! Y pareciera que desde ese instante tu día es una cadena de eventos desafortunados y lo mismo al día siguiente, y al siguiente, y al siguiente…

Pero no tiene porqué ser así, pues tal como puedes convertirte en un imán de pesimismo, también puedes iniciar tu día con el pie derecho.

No importa qué tanto te guste tu trabajo, si te toca levantarte temprano en domingo o si los vecinos no te dejaron dormir por la fiesta, dale un giro a tu día con estos 5 hábitos matutinos que te pondrán de muy buen humor.

Elige una alarma agradable

En primer lugar, evita alarmas chillonas que le ponen los pelos de punta a cualquiera. Aunque no lo creas, la forma en que despertamos influye mucho para sentirnos de buenas o de malas el resto del día, así que si lo haces con un sobresalto no hay mucha esperanza. Una opción es activar como alarma alguna canción que te guste o sintonizar la televisión en un canal donde sepas que no habrá disparos o gritos en la programación. Si despiertas con tu celular (algo que hacemos casi todas) elige como timbre una melodía suave. La idea es utilizar el despertador para hacer una transición de un estado calmado a otro activo sin sentir que se nos sale el corazón en el acto.

Escucha música que te inspire

Ok. Ya diste el primer paso y despertaste de buen humor. Pero, ¿cómo te mantienes así? La respuesta es: nada como el efecto de la música. Abre YouTube, Spotify o prende tu radio y busca una lista o una canción que te encante. Aunque no lo notes, comenzarás a prepararte al ritmo de tus caderas o empezarás a cantar y, al generar endorfinas, la sonrisa vendrá directamente a ti.

Disfruta la ducha

Por falta de tiempo, flojera o frío evitamos las duchas en la mañana, pero una vez que te animas, notas la diferencia. Cuando te bañas al iniciar el día te sientes con más vitalidad y además el cabello se acomoda mejor, lo cual es un GRAN plus.

Tómate tu tiempo

Otra causa del estrés matutino es andar a las carreras. Programa tu día y así tendrás dos beneficios más: en primer lugar, podrás tener más tiempo para despertar, pues con algo tan insignificante como tomarte 5 minutos para estirarte en la cama, elegir la ropa que te pondrás, preparar el agua para el baño, tu bolsa o desayunar calmadamente cambia toda tu jornada.

Desayuna

Y por último, pero no menos importante, está el desayuno… por algo es el alimento más importante del día. Las opciones que tienes son muy variadas, elige lo más sano y así además de calmar a la lombriz, te sentirás revitalizada para el resto de tu día y claro, de buen humor.

Mírate al espejo y siéntete feliz cada mañana, pues un nuevo día es una nueva oportunidad. ¿Se te ocurre algún otro hábito matutino para tener buen humor durante el día?