CONSEJOS

A lo largo de la historia, las mujeres siempre hemos sido etiquetadas como “el sexo débil”. Pero lo cierto es que la fortaleza emocional no es susceptible de determinismos biológicos. Por el contrario, se trata de una cualidad que se cultiva día a día. ¿Cómo? ¡Con estas lecciones!

1. Tus seres queridos siempre serán parte de ti

C1

Tarde o temprano, te enfrentarás al fallecimiento de un ser querido. Entonces, percibirás que, aun a pesar de tu “pérdida”, el mundo seguirá su curso. Al principio, es muy probable que esa indiferencia te duela. Pero luego, con el pasaje de los meses, te estimulará a descubrir que la invisibilidad no significa total ausencia. Y que tus “fallecidos” pueden alcanzar la inmortalidad en tu interior.

2. La felicidad yace en el significado

C2

En esta vida, la amplia mayoría identifica a la felicidad con el logro de ciertas metas. “Cuando sea rica, cuando me reciba, cuando me case… seré feliz”. Pero, cuando alcances estos objetivos te darás cuenta de que todas estas proyecciones eran una gran ilusión. Y es que la felicidad no se oculta tras un gran logro, está en ti TODO el tiempo, y se manifiesta cuando le concedes un significado a tus acciones más cotidianas. Ya lo decía Steve Jobs: “Ser el hombre más rico del cementerio no es lo que me importa. Pero, ir a la cama pensando en que hice algo maravilloso, sí”.

3. Buscar el consentimiento de todos te esclavizará

C3

A todas nos complace sentirnos queridas, pero en este afán solemos confundir nuestras prioridades, y terminamos por concederle a la opinión de los demás una importancia que no tiene. Tu confianza debe surgir desde tu interior y no debe depender de los demás. De lo contrario, te convertirás en la esclava de evaluaciones fluctuantes y no siempre bien intencionadas.

4. El remordimiento es peor que el miedo

C4

Son los desafíos los que nos hacen crecer, pero todo desafío supone riesgos. Emprender tu propio negocio, correr una maratón, viajar sola… Es lógico que cualquiera de estas aventuras nos despierten algo de miedo. Ahora bien, ¡no puedes permitir que este sea más fuerte! Si te elevas sobre él, cultivarás tu valentía y multiplicarás las posibilidades de concretar tus sueños. Si no lo haces, el “¿qué hubiese pasado si…?” terminará por transformar tus antiguos sueños en eternas pesadillas.

5. ¡Nada de expectativas rígidas! La vida es muy cambiante para eso…

C5

Cuando antepongas tu realidad a tus expectativas, comenzarás a apreciar las maravillas que se están desplegando ante tus ojos. También, te darás cuenta de que los mejores regalos de la vida suelen presentarse en los momentos menos esperados. Así que, en vez de perder tu tiempo en planear todos tus días, abre tu mente, adopta una actitud positiva y, ¡abraza el cambio! A fin de cuentas, la vida es –antes que nada– transformación constante.

No dejes que estas frases se pierdan en el olvido. Reflexiona sobre ellas, ¡dales la posibilidad de que te transformen!