Nosotros mismos podemos ser nuestros peores enemigos cuando nos mentimos. Lo hacemos para tranquilizar nuestra cabeza, nuestra conciencia o para hacernos más llevaderas las cosas.

Mentirte es uno de los mecanismos de defensa más comunes que utilizas para no sentir dolor o hacerte un poco más sencilla la incertidumbre de lo que vendrá. Y aunque eso calma temporalmente la ansiedad, las mentiras que te dices sobre el futuro también te detienen.

Evitar mentirte, de manera consciente, además de ayudarte a progresar de forma más sencilla en los aspectos de tu vida, también tiene impactos para mejorar significativamente tu salud en general.

Las siguientes mentiras sobre el futuro son obstáculos que te impiden tomar decisiones acertadas, por lo cual debes dejar de decírtelas y creerlas.

Sigue tu guía interior

Basta de creer que con el hecho de que sigas tus instintos y la “corriente” todo lo demás se dará. Es importante que trabajes por lo que quieres en la vida.

El dinero llega solo

La mayoría de las personas siguen una dirección que garantice el éxito financiero o al menos brinde mucha seguridad, esto es una mentira. Si miras a quienes han logrado algo asombroso en su vida verás que hacen lo que aman, pero también tienen tres trabajos, invierten y buscan apoyo, con lo cual a largo plazo efectivamente obtienen dinero.

Si pudiera…

Considerar que necesitas solo una cosa en tu vida para que todo sea perfecto, es darle mucha importancia y cegarte en los demás aspectos. Probablemente esa cosa que quieres: viajar, saber algo, un nuevo trabajo, requiere de un esfuerzo previo que te lleve hasta ella.

Mis problemas me sobrepasan

Todas las personas tienen problemas, pero si cambias y te adaptas, lograrás resolverlos mejor. Recuerda que nadie ni nada de lo que te falta podrán solucionar tus conflictos como por arte de magia, lo único que puede hacerlo es que te decidas a hacer las cosas y entres en acción.

Tus sueños son poco realistas

Esta forma de pensar es la que te aleja y vuelve poco realistas tus sueños, porque no estás haciendo nada por alcanzarlos. Si es “incoherente”, sigue adelante, has todo lo que sea necesario para lograr metas pequeñas que te lleven a cumplir grandes objetivos.

Evalúa si estas mentiras que nos decimos sobre el futuro están impidiendo que avances, si es así, no te presiones, mejor cambia tus ideas y comienza a vivir el presente que te brinde el porvenir que quieres.