Después de todas las relaciones fallidas que has tenido, tú misma has dicho que no quieres involucrarte con nadie más. Pero luego conoces a una persona que te hace pensar lo contrario. Encuentras a una persona irresistible, y ya estás de nuevo luchando por tirar tu muro de inseguridades.

Te preguntas si debes darle al amor otra oportunidad o simplemente alejarte de él. No quieres salir herida, pero tampoco quieres perder la oportunidad de ser amada otra vez. 

¿A qué le tienes miedo? A continuación te lo diremos.

Crees que volverán a rechazarte

Cuando le abres la puerta a otra persona para entrar en tu vida, inmediatamente te vuelves vulnerable. Y al mismo tiempo, esto te hace sentir desarmada por los rechazos y reveses emocionales en el pasado. Ese miedo se debe a que no quieres ser rechazada de nuevo.

No estás segura de que tus sacrificios darán frutos

Cuando te enamoras, estás bastante preocupada por mantener a la otra persona feliz. Para ello, haces cambios significativos; pero después de haber hecho esto en tus relaciones anteriores, podrías pensar que todo tu esfuerzo fue un desperdicio.

No quieres depender de nadie otra vez

No te gusta la idea de depender de alguien para tus necesidades emocionales y físicas. Por lo menos, no después de que tus relaciones anteriores salieron mal. Crees que vas a empezar a depender nuevamente, y cuando las cosas no salgan bien volverás a sentirte incompleta. Esta dependencia te asusta.

Temes ser traicionada

Algunos casos de traición en el pasado todavía podrían ser inquietantes para ti. Tu ex probablemente coqueteaba con otras mujeres e hizo que te sintieras insegura. Tienes miedo de que esto pueda suceder de nuevo. Tienes miedo de que la otra persona no sea tan fiel como tú lo eres. 

Tienes miedo al compromiso

No estás segura de poder salir del mundo de las relaciones informales y comprometerte realmente con una relación. Una relación formal puede no ser exactamente tu fuerte.

Quizá no te gusta estar “atada” a una sola persona y quieres ser libre. El compromiso, en este caso, podría ser algo a lo que temes y evitas a toda costa.