CONSEJOS

Hay muchos estudios que dicen que la gente madrugadora es más exitosa y otros que dicen que la gente más creativa es la que vive de noche.

Independientemente del nivel de éxito que queramos alcanzar en la vida, la realidad es que cuando empezamos temprano rinde más el día y al final nos sentimos mejor con todas las cosas que alcanzamos a hacer. Si estás pensando en convertirte en una persona más madrugadora sigue estos cinco pasos.

1. Acuéstate más temprano

Woman Sleeping

La idea es dormir más y a mejores horas, aprovechar la noche para hacer lo que biológicamente tu cuerpo debe hacer: dormir. Debemos dormir por lo menos siete horas, así que calcula la hora a la que quieres empezar a levantarte (6, 7 u 8 am parecen horarios razonables) y cuenta siete horas hacia atrás. Eso es lo que debes dormir. Considerando que probablemente te tome alrededor de una hora conciliar el sueño, acuéstate una hora y media antes. Lee un poco y luego apaga las luces, aleja tu celular e intenta dormir. El cambio será gradual pero tu cuerpo está diseñado para dormir por las noches así que eventualmente regresará a ese primitivo instinto de apagarse cuando no hay luz.

2. Levántate siempre a la misma hora

F2

Incluidos sábados y domingos… si ya decidiste que las 7:00 es la hora a la que debes empezar tu día es necesario acostumbrar tu cuerpo a este nuevo horario.  Inténtalo durante un mes y luego podrás volver a dormir más tarde sábados y domingos. No quiere decir que no descanses los fines de semana, sólo pon la alarma, levántate a las 7:00, haz algo de tu vida y luego puedes tomar una siesta.

3. Desayuna

F3

Tu cuerpo necesita alimento en la primera hora, dáselo para que tenga una buena razón para levantarse y claro, para que tu metabolismo arranque desde temprano. Esto tendrá muchos beneficios para tu cuerpo, pero también te ayudará a conseguir tu meta de ser más tempranera.

4. Tiende tu cama

F4

Este es un súper truco, sobre todo para las que amamos dormir demasiado y a las que la cama nos llama constantemente. Levántate y tiende la cama. No te des la posibilidad de volverte a acostar porque hasta ahí habrá llegado tu intento de levantarte temprano.

5. Estírate

F5

Si pones en movimiento tu cuerpo desde que te levantas será mucho más fácil arrancar a la misma hora todos los días. No tienes que salir a correr o irte al gimnasio inmediatamente (aunque es recomendable hacerlo por la mañana) pero, si vas un hábito a la vez y el gimnasio es el paso 2, sólo estírate bien. Bájate de la cama, ve a la cocina por un vaso de agua, regresa y tiende la cama y luego haz una rutina de estiramientos de 2 minutos. Estira tus brazos, tu torso, tus piernas, sacude la cabeza… Y luego empieza tu día.

El cuerpo humano es una máquina de hábitos… no hay nada a la que no lo puedas acostumbrar (salvo a no comer) así que aprovecha la biología y resetea tu cuerpo al modo mañanero.