CONSEJOS

Dicen que la rutina mata. Pero si bien la rutina diaria puede hacer que te sientas atrapada y agotada, también puede ayudarte a convertirte en la persona que quieres ser. Solo tienes que introducir algunos pequeños cambios que pueden mejorar tu rutina diaria

Conquista tu adicción a la tecnología

¿Sientes un impulso incontrolable de revisar tu bandeja de entrada a todas horas? ¿No puedes dejar de revisar Instagram hasta altas horas de la noche? Kathleen Hall, fundadora del Stress Institute, te puede ayudar a desconectarte, por lo menos durante tus horas libres:

  • Olvídate de revisar el correo electrónico de mañana, porque la mañana “es un buen momento para acceder a la parte más creativa de tu cerebro”, dice Hall. “En el momento en que revisas el correo electrónico, tu cerebro cambia a un modo de mayor organización, de pensamiento crítico.”
  • Durante el día, desconéctate entre 10 a 30 minutos cada día. “No me importa si sales afuera y observas la hierba o simplemente miras fijamente un error en el techo. Lo importante es que sintonices contigo misma sin distracciones. Como eso da energía a tu cerebro, tu productividad debería aumentar.”

Abraza tu miedo

En el nuevo libro Dream Year: Make the Leap from a Job You Hate to a Life You Love, Ben Arment sostiene que todos estamos motivados por dos miedos: el miedo al fracaso y el miedo a la insignificancia. Él cree que debemos elegir conscientemente temer más a la insignificancia. Porque sólo cuando nos sentimos aterrorizadas de perder nuestro potencial y despilfarrar nuestros sueños que de agotar nuestros ahorros, por ejemplo, nos atreveremos a abandonar puestos de trabajo insatisfactorios y vivir con audacia.

No te limites a oír, escucha

Si eres de las que olvida lo que otros te dicen (instrucciones de tu jefe, los detalles del nuevo romance de una amiga), debes saber que no estás sola. Pasamos alrededor del 55% de nuestro tiempo oyendo, pero la investigación muestra que dos días más tarde podemos recordar sólo el 25% de eso. “Estamos tan acostumbrados al ruido, que nuestra atención se distrae durante la conversación normal”, dice el experto en sonido Julian Treasure. Para enfocarnos, él sugiere que evitemos interrumpir y planificar nuestra respuesta mientras otra persona está hablando.

Abandona los refrescos

Por supuesto, sabes que debes dejar de beber refresco, pero ¿cómo? Frank Lipman, fundador de Eleven Eleven Wellness Center de Nueva York, comenta “quienes beben al menos un refresco por día tienen un 31% más de probabilidades de ser obesos, y el refresco light es igual de malo. ¿Por qué poner esos productos químicos extras en tu cuerpo? La sustitución más fácil es agua mineral con limón. También puedes probar el té helado a base de hierbas o agua de coco. Pero hazlo de golpe. En un par de semanas, ni siquiera vas a querer volver a beber refresco.”

Guarda cinco dólares

Cada vez que encuentres un billete de 5 dólares en tu cartera (o su equivalente en tu país) colócalo en un frasco. Si te las arreglas para guardar sólo dos por semana, en menos de dos años tendrás suficientes para viajar a una playa muy, muy lejana.

¿Qué otro cambio se te ocurre que puedes hacer para mejorar tu rutina diaria? ¡Comenta!