SEXO

Algunas posiciones sexuales trabajan ciertos músculos de las mujeres, a tal grado que podrías no ser capaz de levantarte para ir al gimnasio al día siguiente. Aquí te decimos lo que tienes que hacer para ejercitarte el doble.

Posición del Loto

S1

Al igual que la posición del misionero, ésta es una de las posturas sexuales más pasivas. De cualquier manera, muchos de los músculos que se trabajan en la posición de vaquero son utilizados para esta contorsión: los músculos centrales trabajan para estabilizar el cuerpo y los glúteos se trabajan durante el empujón.

Misionero

S2

A pesar de ser una de las posiciones más pasivas para las mujeres, un hombre encima de ti de hecho ¡puede ayudarte a fortalecer los músculos! “Todo depende de qué tan entusiasta eres sobre el asunto, pero la posición del misionario puede ser buenísima para los abdominales, el tórax, las caderas” dice Stacy Berman, una entrenadora certificada de Nueva York.

Vaquera

S3

Mediante esta posición, la parte baja de las piernas se apoya en la cama o el piso, lo que hará que la mujer trabaje el trasero y los abdominales. “Es como montar a caballo, ella flexionará sus abdominales bajos y músculos pélvicos” dice Yvonne K. Fulbright, una educadora sexual certificada y autora de Touch Me There!

Arco

S4

La posición del arco se realiza con la mujer apoyándose en sus hombros mientras usa sus piernas para mantener la parte baja de su cuerpo sin rozar con la cama. Con esta postura se trabajan los músculos centrales (abdominales, tórax, cadera), los glúteos y los muslos.

De perrito

S5

La penetración por detrás hace que trabajes los abdominales, el tórax y las caderas. Esto debido a que la mujer tiene que estabilizarse en cuatro puntos, como señala Berman. Con esta posición también trabajarás los cuádriceps y los glúteos al tratar de mantenerte en esa postura a pesar del impacto.

¿Cuál es tu posición favorita?