5-razones-por-las-que-estar-en-contacto-con-la-naturaleza-beneficia-tu-cerebro

Seguramente lo has visto alguna vez en tu vida: una mujer se pasea por el campo, un niño curiosea subido al tronco de un árbol o una pareja disfruta de un atardecer en la playa y en sus rostros se refleja la serenidad del ambiente que los rodea. Mucha gente lo viene haciendo desde hace tiempo, y ahora la ciencia nos está demostrando cada día más lo beneficioso que puede ser para quienes vivimos en espacios urbanos apartarnos de los riesgos de sufrir ansiedad, depresión y otras enfermedades mentales sencillamente pasando más tiempo en contacto con la naturaleza. Y no se trata solamente del bien que le hace el ejercicio a nuestro cuerpo, tiene que ver con nuestro cerebro.

Gregory Bratman, de la Universidad de Stanford, publicó recientemente un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences donde explica los resultados de un estudio sobre los efectos de salir a caminar por zonas rurales.

El señor Bratman y sus colaboradores les pidieron a 38 personas que vivían en ciudades y no tenían historial de enfermedades mentales que dieran una caminata. La mitad de las personas caminaron 90 minutos por un área natural cerca de la universidad, mientras la otra mitad lo hizo cerca de una carretera con mucho tráfico.

A través de un cuestionario y el análisis de los cerebros de los participantes, los científicos llegaron a la conclusión de que las personas que caminaron por la naturaleza tenían pensamientos más positivos que los que lo hicieron por el área urbana.

Ahora que estás al tanto de los datos más recientes, ¿te animas a pasear al aire libre con más frecuencia? Aquí te decimos 5 razones por las que debes hacerlo:

  • Los estudios han demostrado que quienes viven cerca de un parque o área boscosa sufren menos ansiedad y depresión que quienes viven alejados de áreas verdes.
  • Las personas que corren al aire libre y disfrutan del paisaje se sienten menos enojados que quienes lo hacen en un gimnasio u otro ambiente urbano, aunque gasten la misma cantidad de calorías.
  • Pasar tiempo al aire libre hace que produzcamos más vitamina D.
  • Dar un paseo por el bosque o la playa es un buen momento para desconectarnos de la tecnología y estar con nosotros mismos.
  • Exponerte a un entorno natural te hace dormir mejor, pues la luz del sol ayuda a tu reloj biológico a determinar cuándo es hora de ir a la cama.