-

El amor propio es fundamental para tener una buena calidad de vida; eleva la autoestima, da más confianza y también seguridad.

Lamentablemente, lograrlo en su forma más plena no es tarea sencilla, en especial teniendo en cuenta cuán exigentes solemos ser las mujeres cuando de nuestra apariencia física e intelecto se trata.

Aun así, alcanzarlo sí es posible. Basta mantener la mente abierta, tener algo de fuerza de voluntad y lograr dominar los siguientes 5 puntos que encontrarás a continuación. ¡Sigue leyendo y descubre si te AMAS a ti misma!

Aceptas tu cuerpo tal cual es

Hoy por hoy, existe un estándar de belleza vendido por los medios, muy difícil de obviar. Por ello, son muchas las mujeres que se someten a dietas rigurosas, rutinas de ejercicios muy exigentes, tratamientos de belleza invasivos y hasta cirugías plásticas con el fin de llegar a dicho estereotipo difundido.

Afortunadamente, sí es posible sentir aceptación física sin la necesidad de factores que modifiquen la apariencia exterior. Solo resta comenzar un proceso de aceptación interior, teniendo en cuenta que cada persona es hermosa tal como es.

No intentas cambiar tu personalidad

La personalidad son rasgos, cualidades y aptitudes que caracterizan a cada persona.

Y aunque parezca una parte única e inmodificable, existen quienes intentan cambiarla, mostrándose de una forma ajena, totalmente innatural.

Si en cambio notas que no intentas modificarla, ya tienes otra señal de que definitivamente te amas a ti misma.

Te tienes confianza en todo lo que haces

Si bien es normal tener altibajos en diferentes etapas de la vida, la seguridad es un punto esencial.

Se trata de un tener confianza, ya sea en lo que deseas o en lo que esperas de ti misma como mujer trabajadora, amiga o pareja.

Aceptas tus fracasos

Está bien ser positiva. Pero, a veces, hay que aprender a aceptar aquello que no es posible cambiar.

Y si bien siempre hay que comenzar cualquier relación, plan, trabajo o proyecto con una buena energía… Sí, puede suceder que el resultado final no sea el esperado.

Si en cambio logras entender que las cosas no siempre salen acorde a lo querido, ya tienes un problema menos por el cual preocuparte en tu vida.

Vives cada día como si fuera el último

Si sabes vivir un día a la vez, definitivamente encontraste el secreto de la felicidad; el pasado ya no es importante y el futuro aún no ha sucedido… Basta disfrutar momentos, sin arruinar cada minuto con preocupaciones que ya sucedieron o ni sucederán.

¿Concuerdas con estos 5 puntos? ¿Crees que has logrado AMARTE a ti misma?