PAREJA

Ninguna persona necesita a otra para que su vida tenga sentido, pero si llega alguien que te complemente en tu proyecto de vida qué mejor. Por eso, te doy 5 señales para saber que encontraste al indicado.

No sientes miedos

¿Cuántas veces no te sienten atemorizada por saber si estás con la persona indicada? A veces, cuando estás con alguien, tienes más dudas que seguridades, te preguntas si son capaces de compartir su vida, si pueden convivir en cualquier momento, sea bueno o malo y si están dispuestos a sacrificar parte de su tiempo para hacer cosas de pareja. Pues simple, cuando estás con el hombre adecuado los temores quedan atrás y disfrutas los momentos, dejas que la relación fluya y estás segura de que eres correspondida.

No sufres por modificar tu vida

Cuando estás con la persona correcta no sufres por tener que hacer algunas  modificaciones en tu vida habitual, como por ejemplo, distribuir mejor tu día para tener tiempo de verlo en la noche. Y no sufres porque en realidad no es un sacrificio, sino un placer saber que convivirás con él, quien también modificará sus horarios para compartir tiempo contigo.

Sientes un compromiso con la relación

Cuando disfrutas una relación y estás segura de que él es el indicado, al menos en ese momento, estás dispuesta a renunciar a salir con otros hombres que te pretenden, y es que tu pareja te complementa en todos los sentidos que no necesitas buscar nada en alguien más.

Piensas que un futuro juntos es posible

Quizás quieras casarte, quizás no, quizás quieras hijos o no, pero cuando estás con la persona indicada comienzas a planificar parte de tu futuro como vivir con él, elegir un método de planeación, e incluso saber que si sucediera algo no planeado, como un embarazo, contarías con su total apoyo para llegar juntos a una decisión.

Estás dispuesta a tolerar sus defectos y aceptarlo como es

Sabes que ronca, que es desordenado, que no le gusta hacer ejercicio, que no tiene los mismos gustos cinematográficos que tú, pero aun así no te importa tanto como para que sus defectos se vuelvan un impedimento en la relación. Sí, estás dispuesto a aceptarlo como es, sin pretender cambiar nada de él porque, vamos, así lo conociste y así fue como te enamoraste de él.