Son muchos los beneficios de tener una buena amiga. Esas amistades que encontramos en el camino de la vida, pueden ser motivo de maravillosas experiencias y es como ganar una hermana.

Sin embargo, hay momentos en los que debemos vestirnos de madurez y aceptar cuando esa amistad ya no es buena para nuestras vidas. Son muchos los signos que poco a poco van apareciendo en la relación entre ambas, es necesario que los detectes y aceptes que necesitas pasar la página por el bien de ambas.

Más negativo que positivo

Cuando todas las interacciones que tienes con ella son negativas y ya no sienten respeto por ustedes mismas, es hora de detenerse. No es bueno mantener viva una relación que claramente es enfermiza.

Celos, muchos celos

En ninguna relación entre mujeres deben existir los celos, son bastante enfermizos y más cuando esos celos son entre amigas. La amistad debe tener como base el respeto y la hermandad. Cuando tu amiga logra el éxito debe ser motivo de felicidad. Sé la adulta en la relación entre ambas y deja claro que los celos no son parte de tu vida.

No contribuye a tu vida

Es claro que las personas que son parte de nuestra vida deben estar en ella para contribuir y aportar experiencias positivas. El propósito de una amistad es crecer y vivir grandes momentos juntos. Si esa persona no trae nada positivo a tu vida es mejor no continuar.

Te sientes manipulada

Si esa amiga trata de controlar tu vida o te manipula con el mero propósito de conseguir un beneficio en su vida, esa persona no te conviene. No hay nada peor que estar en una amistad donde no puedes ser tu misma.

Más tiempo en el pasado que en el presente

Si solamente tu amistad se enfoca en cosas pasadas y en repartir culpas, es tiempo de evaluar esa situación. El enfoque de tu vida debe estar en el presente y no en el pasado. Piensa en ti y lo que quieres hacer con tu vida con miras al futuro.

Evalúa la relación con tu amiga y decide de una vez y por todas que muchas veces no vale la pena tener personas que no aporten nada a tu vida.