Como mamá primeriza puede ser abrumador y desconcertante escuchar a nuestro bebé llorar, en especial cuando no hay un motivo aparente para que lo haga.

Así que, en lugar de ignorar estos gritos o intentar descifrar el mensaje, puedes centrarte en aprender más acerca de por qué lo hace y cómo calmarlo con eficacia. Con esto en mente, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a darle paz.

Envuélvelo y acurrúcalo

Los bebés recién nacidos están acostumbrados a la calidez y a la seguridad que el vientre les proporcionaba cuando estaban dentro de él, y a menudo extrañan esta sensación. Recuerda que se está adaptando al mundo exterior. Abrazarlos y envolverlos con una manta puede ayudar a que se calme.

Contacto piel a piel

Esta es una excelente forma de crear un vínculo entre de ambos y consolarlo. Esto les ayuda a adaptarse a su entorno. No olvides que la calidad del tiempo que pasas con tu pequeño es crucial para su desarrollo. 

Dale un chupón

Este artículo puede calmar a tu niño angustiado, sobre todo si tiene dificultades para dormir. Algunas investigaciones científicas sugieren que el acto de succionar puede estabilizar su ritmo cardíaco y relajar el estómago.

Relájalo con música

Esto es de gran ayuda y es que además de tranquilizarlo lo ayuda a expresar sus impulsos creativos. También puedes cantarle una canción esto te ayudará a identificar qué melodías lo hacen sentir bien.

Acércalo a una fuente de ruido blanco

El ruido blanco es aquello que ocupa todo el espectro audible por el ser humano. El funcionamiento es sencillo, el ruido blanco o ruido ambiental enmascara el resto de los sonidos que hay en el entorno; al ser un ruido constante y sin altibajos hace que el cerebro se calme y pueda conciliar el sueño.