La amistad es una de las relaciones afectivas más bellas que pueden comenzarse, especialmente porque se trata de un tipo de relación que se va alimentando poco a poco con el paso del tiempo, vivencia a vivencia, es importante siempre tratar de conservarlas.

Es por eso que te damos algunos consejos para fomentar y conservar esas buenas amistades para toda la vida.

  1. Detalles. El tiempo es uno de los elementos fundamentales para mantener una amistad, cuidarla y quererla. En caso de que no tengas tiempo, no te olvides que puedes tener muchos detalles con esas personas especiales de diferentes maneras, puede incluso ser un par de palabras por teléfono o medios electrónicos, etc.
  2. Sociedad. Si sólo una persona intenta tener una buena amistad, no va a funcionar. Una persona no puede cargar la amistad entera sola, debe ser una sociedad, donde ambos contribuyan. Una buena amistad se trata de dar y recibir.
  3. Buena comunicación. La comunicación, al igual que el tiempo, es muy importante. No dudes en acudir a tus amigos cuando tengas o algún problema, o algo bueno que compartir. Además, tener una buena comunicación previene malos entendidos y posibles problemas.
  4. Sinceridad. No hay relación afectiva más plena que aquella en la que la sinceridades una de las cuestiones más importantes. Si hay algo que no te gusta, dilo sin miedo a herir.
  5. Ponte en su lugar. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Es cierto que unas personas tienen más amistades que otras, pero siempre puedes cultivarlas.

Los amigos verdaderos son difíciles de encontrar y los amigos de toda la vida pueden ser un extraordinario tesoro. Para mantener una buena amistad tendrás que tomar tiempo para desarrollarla y nutrirla. Recuerda que para tener unos buenos amigos, primero debes ser un buen amigo.