PAREJA

Él deja la toalla húmeda tirada en la cama después de ducharse. Tú prefieres dejar los platos sucios para lavar al día siguiente. A él le gusta dormir con música; tú, en cambio, sólo con la televisión. Y ni hablar de la pasta de dientes, ni de todo el maquillaje que tú tienes en el baño y que él está pensando en poner en la basura pronto.

Todos los días tenemos pequeñas batallas con nuestras parejas que, aunque sean en torno a cosas “chiquitas”, a veces terminan en peleas grandes, discusiones que nos arruinan el día, la noche y el fin de semana.

P1

Pero tranquila, hay formas de “negociar” estas diferencias para que la convivencia no los enloquezca o termine separándolos por cosas que se pueden cambiar, corregir y aceptar. Toma nota, aquí tienes herramientas para ganar esas batallas diarias y dejar las discusiones para cosas más importantes:

1. Haz una lista

Young woman writes to black diary

Así como haces cuando vas al supermercado y no te quieres olvidar de nada, haz una lista de las cosas que te molestan de él y las que él te ha dicho o demostrado que le molestan de ti. Así quedará claro qué es lo que hay que revisar, y no se trata de algo que asumimos y ya.

2. Pon reglas

F2

Una vez que ambos tengan claro qué es lo que le pone los pelos de punta al otro, lo mejor es proponer reglas de la casa. Reglas simples y efectivas: dónde va cada cosa, quién lava los platos, quién riega las plantas, quién carga el iPad, quién saca la basura, dónde se guardan las llaves y demás. Puede sonar un poco estructurado, pero cuando establecemos un poco de orden en nuestro día a día, no sólo sobra tiempo sino que nos ahorramos peleas innecesarias o discusiones.

3. Usa tu sonrisa

F3

Aun, con listas y reglas, habrá batallas diarias. Para ganarlas (y con esto me refiero a no terminar en un peleón y a gritos) recurre a tu mejor arma: la sonrisa. Un poco de buen humor y buena actitud siempre pueden revertir un momento de tensión.

4. Recompensa a tu pareja

F4

Si tu querido novio finalmente se decidió a ordenar sus cajones y a tirar esas camisetas que tiene desde hace 20 años, o hace semanas que no deja las toallas húmedas tiradas por ahí, dale un premio (y eso lo dejo a tu criterio, pero puede incluir sexo sorpresa, un baile sexy o una deliciosa comida hecha en casa). Eso seguro lo incentivará a seguir “por el buen camino”.

5. Acepta las imperfecciones

F5

Bueno, somos imperfectos. Eso lo sabemos. De manera que es mejor tener un novio que deje la plancha enchufada y que nos quiera bien, que nos escuche y que sea nuestro compañero, a tener toda una casa en orden total, con brillo y sin un rastro de polvo, pero en la más absoluta de las soledades. Esas cosas son las que vienen con la convivencia, y siempre habrá algo que nos moleste, pero eso también es una señal de que esa persona está allí, contigo.

¿Cuáles son las cosas por las que más peleas con tu pareja?