No hay nada más desagradable que no poder estar en paz en nuestra propia casa, algo que muchas veces no depende de nosotros sino de quien tenemos en la puerta de al lado. Aprende de éstos tips para lidiar con un vecino entrometido y ¡vive tranquila!

Aunque cueste creerlo, muchas veces las posibles diferencias entre vecinos son tan intensas que acaban en los tribunales. Por supuesto que si podemos evitarlo será más saludable para todos, así es que antes de llegar a la última instancia, mejor probar con la vía amable.

Los justo y necesario

Hay varias formas posibles de tratar con nuestros vecinos.Por lo general lo ideal es mantener un trato respetuoso que permita, de ser necesario, el préstamo de una herramienta, algún ingrediente que falte a la hora de cocinar y otro tipo de situaciones que suelen darse con frecuencia, pero que están dentro de lo normal.

Cuando la intromisión golpea a tu puerta

Si hablaste con tu vecino respecto a las cosas que te molestan y acordaron evitar cierto tipo de situaciones pero todo sigue igual, entonces hay varias formas en las que puedes actuar. En primer lugar necesitas pruebas de lo que sea que suceda.Para ello toma fotos en las que conste fecha y hora si es posible. Este es un modo de probar que lo que dices es cierto, ya sea ante tu vecino o una autoridad.

 Si aún no has hablado con tu vecino…

Hazlo cuanto antes, de lo contrario irás acumulando negatividad y el día menos pensado será un volcán a punto de explotar. Por otra parte, tu vecino no es adivino, si no hablas con él ¿cómo sabrá que te molesta lo que hace? Mantén una actitud abierta para negociar y llegar a un acuerdo.

Infórmate con otros vecinos

Una buena idea es averiguar si alguien más aparte de ti tiene o ha tenido problemas con tus vecinos o si eres tú el único. Al menos así, sabrás si tienes que hacer una revisión de tu conducta o estás tratando con gente problemática por naturaleza.

Buscar un mediador

Puedes tratar de encontrar a alguien que haga de mediador entre ambas partes de forma objetiva y ayude a encontrar una posible vía que beneficie y conforme a todos los involucrados. En casos más extremos puedes llamar a la policía y solicitar su intervención para que finalmente ponga en su sitio a tu vecino.

¿Has tenido que lidiar con vecinos entrometidos? ¡Cuéntanos tu experiencia!