Lovely lady in massage salon

Hay ciertos mimos que a las mujeres nos encantan porque no duelen y nos dejan hermosas. Estos son los tratamientos de belleza que simplemente adoramos. ¡Luego danos tu opinión!

Manicura

B1

No poder dejar de mirarte las uñas, es el efecto que produce una manicura. ¿A qué mujer no le encanta tener las uñas arregladas? Te da una sensación de satisfacción y bienestar el verte las uñas tan bonitas, ¡y ni hablar de cuando alguien te las halaga!

Pedicura

B2

Tus pies nunca se vieron mejor que luego de hacerte una pedicura, ¿verdad? No hay nada más lindo que te preparen los pies para que se vean bonitos. Y si no te puedes permitirte ese lujo, es fácil hacerla en casa.

Máscaras Faciales

B3

Las mujeres somos capaces de ponernos cualquier cosa en la cara con tal de recibir sus beneficios y finalizar el tratamiento con la piel más nutrida y sedosa del mundo. Desde máscaras compradas hasta las fabricadas en casa con ingredientes nada convencionales, este tratamiento de belleza es un mimo que de vez en cuando todas deberíamos darnos.

Exfoliación

B4

Este tratamiento es uno de mis favoritos, porque es fácil de hacer, súper rápido y da siempre resultados fabulosos. Lo puedes hacer tú misma en casa con productos comprados o de fabricación propia, con cuidado de no hacerlo muy seguido para no lastimar la piel. ¿El resultado? Eliminación de la piel muerta, brillo natural y piel de seda.

Bronceado

B5

Y sí, amamos el bronceado. Artificial, natural, cualquiera sea. Para todas las que adoramos este tratamiento de belleza, recuerden tener cuidado al tomar cama solar o broncearse con el sol, pues es imprescindible hacerlo con protección para que la piel no se arruine ni enferme con los años.

Todos estos tratamientos de belleza son los que amamos porque nos dejan hermosas y no nos hacen doler, algo que no siempre sucede con otros, como la depilación, por ejemplo. Verte linda y hacer algo por ti es doblemente placentero, por lo que te invito a nunca dejar de mimarte con algún tratamiento que te encante y te haga bien.

Y tú, ¿cuál prefieres? ¡Cuéntanos!