Las mamás saben que el mejor ejemplo comienza desde casa. Es por eso que en algunas circunstancias haces cosas a escondidas de tus hijos para no perder tu autoridad frente a ellos ni mucho menos tu imagen de modelo a seguir. Quizás a veces hasta dices “mentiras blancas” para zafarte de compromisos con amigos o familiares porque para ti es más importante dedicar ese tiempo a tus niños. Eso sí, si lo haces procura que tu pequeñito no escuche que mentiste porque imitará ese patrón en algún momento. ¡Identifícate con ellas!

Tu perrito se fue de vacaciones

Cuando el perrito de tu hijo murió o se perdió,  buscarás la mejor excusa para evitar que el niño sufra mucho más. Le dirás que se fue de vacaciones y que quizás regrese pronto. Para subsanar su tristeza le ofrecerás comprarle otro. 

Cuento y te escondes

Tu hijo buscará la manera de que te involucres en sus juegos y “travesuras”. Mientras haces las labores domésticas le dirás que contarás hasta 100 mientras él juega a las escondidas. Y no es para menos, ser madre no es sencillo y hay que dividir el tiempo para todo. 

Acortar la historia de un cuento

En cualquier momento del día tu pequeñito te pedirá que le leas un cuento, pero por tu cansancio decides acortar la historia para sentarte tranquila en el sofá y descansar. Si ves que tu hijo se está durmiendo, irás aún más lento en tu relato. ¡No te culpamos!

¡Qué rico!

Aunque tratas de no pasar frente al restaurante de comidas rápidas y evitas que tu hijo las coma, algunas veces “pecas” porque una buena hamburguesa de vez en cuando es deliciosa y no hace mal. 

Mi hijo está enfermo

“Vieras que no voy a asistir a la reunión. Mi hijo menor está enfermo y no tengo a nadie que me lo cuide”, explican las mamás cuando de ir a alguna actividad se trata. Ni modo, es más importante para ti estar con tus hijos que ir a socializar. 

No sé dónde está tu juguete

Recién cumplió años y su tío le obsequió un juguete que con sus luces y sonidos hace más ruido que una fiesta infantil. Mami, ¿sabes dónde está mi carrito? “No, mi amor, ni idea”.